Ni rastro de Angelina y Brad en Italia para casarse

Parecía algo seguro y está resultando la bufonada del mes. Con estas palabras describen algunos medios italianos lo que ha ocurrido con la boda de Angelina Jolie y Brad Pitt a orillas del Lago de Como. O mejor dicho, lo que no ha ocurrido. A finales de la pasada semana los rumores insistían en que la pareja se daría el ‘sí quiero’ en algún momento del fin de semana bien en Villa Oleandra, en la mansión de su amigo, George Clooney, o bien en el exclusivo hotel Villa d’Este de Cernobbio.

A última hora del domingo 19 de marzo, los cientos de periodistas y fotógrafos (incluido un equipo de la cadena americana Nbc que aterrizó el sábado procedente de Londres) llegados a la zona para inmortalizar el acontecimiento aún no habían perdido la esperanza de que la pareja se decidiera en el último momento a dejar París, donde residen desde principios de febrero (la semana pasada estuvieron en Alemania cuatro días y posteriormente se les vio en Cannes pero regresaron a la capital francesa el 15 de marzo, fecha en la que se les pudo tomar las últimas fotografías que se han visto de ellos) y presentarse en la zona, que ha dejado de ser un rincón tranquilo para convertirse durante unos días en un auténtico circo mediático. Pero hasta el momento nada ha ocurrido y no parece que vaya a ocurrir en las próximas horas, aunque con las estrellas de Hollywood nunca se sabe.

Rumores y más rumores
Pero nadie se rinde y el Lago de Como sigue literalmente tomado por la prensa. Hubo, según se dice, un intento del portavoz de Brad Pitt de desmentir la boda durante el fin de semana, pero no se le creyó, al igual que tampoco que negase una supuesta exclusiva a la revista Insider. La bola de las especulaciones se desató la pasada semana y se alimenta de mil y un rumores que fluyen en todas direcciones. A la actriz, dicen, se la ha visto estas últimas horas sola en el aeropuerto Charles de Gaulle de París; lo más probable es que, si esto fuera cierto, acudiera a sus clases de vuelo con las que sigue a pesar de su séptimo mes de gestación, pero las conjeturas pasan porque muchos crean que tienen previsto llegar por separado a orillas del Lago de Como.

Más sobre: