George Clooney y Rachel Weisz, oscar al actor y actriz de reparto

Barba, veinte kilos de más y una lesión que aún le está dando guerra. Pero gracias a Syriana George Clooney, candidato a tres Oscar, ha roto el hielo en la 78ª edición de los Oscar al alzarse con el primer premio de la noche, el de mejor actor de reparto que le ha entregado Nicole Kidman. El actor ha dejado de ser el guapo doctor Ross de Urgencias para transformarse en un hombre comprometido y con las ideas muy claras que no ha defraudado en su discurso de agradecimiento: "¡Vaya, vaya. Así que no voy a ganar como director! Lo de ganar un Oscar va a ser sinónimo de George Clooney: El ganador de un Oscar George Clooney, el hombre más sexy del mundo en 1997, Batman... Es un honor está aquí arriba, pero cómo calibrar las cosas si no interpretamos el mismo papel. Todos mis compañeros nominados han tenido actuaciones estelares". "Me caí de la silla en la escena de la tortura y me golpeé gravemente la cabeza", contaba Clooney en la revista Vanity Fair sobre lo ocurrido en el rodaje del filme: "Me operaron de urgencia pero me pasé tres meses en el hospital, donde sufrí otras intervenciones en la columna, y me quedó un fortísimo dolor de cabeza que aún no se ha ido del todo".

Un original y divertido Ben Stiller vestido de verde, como si de una figura de croma se tratara, ha entregado el Oscar a los efectos visuales que ha sido para King Kong, película que sólo ha logrado nominaciones en las categorías técnicas. Su protagonista, Naomi Watts presentado la primera actuación de la noche, Dolly Parton interpretando el tema principal de la película Transamérica. La tercera estatuilla de la noche (mejor película de animación a Wallace y Gromit) ha sido entregada por Reese Witherspoon, candidata esta noche al Oscar como mejor actriz por En la cuerda floja.

Los hermanos Wilson, Luke -que mantuvo un romance con Gwyneth Paltrow antes de casarse con Chris Martin- y Owen se han encargado de entregar el Oscar al mejor corto de ficción que ha sido para Six Shooter y como original nota destacar la aparición de Chiken Little, el muñeco de animación, para entregar uno de los premios.

Espectacular también Jennifer Aniston sobre el escenario del Kodak Theatre. La actriz ha entregado la estatuilla al mejor vestuario para Memorias de una geisha. Y Russell Crowe, ganador de un Oscar por Gladiador, se ha encargado del primer homenaje de la noche, al cine biográfico, en una velada más cinéfila que nunca. Las Crónicas de Narnia el gran bombazo de Disney que ha hecho sombra en taquilla a King Kong ha logrado la estatuilla al maquillaje. Y una hora y seis minutos después del inicio de la gala se ha conocido el nombre de la mejor actriz en la categoría de reparto. El encargado de entregar el premio ha sido el ganador del año pasado, Morgan Freeman, que actualmente rueda una película con Paz Vega y se ha convertido en un buen anfitrión de la actriz española en Los Ángeles. La ganadora ha sido la favorita en todas las quinielas, Rachel Weisz, embarazada de siete meses, por su trabajo en El jardinero fiel. La actriz británica, que la pasada semana logró el bafta británico, ha agradecido el galardón a todo el equipo de la película, a John LeCarré, autor del libro del mismo nombre y ha recordado a todos aquellos que sufren (la película trata de los intereses de la industria farmacéutica).

Más sobre: