Presentadores de lujo
Treinta y cinco presentadores, pasaron por el Kodak Theatre para entregar los galardones en las 25 categorías, incluida el Oscar honorífico, que se premiaban. Tras el paso de Nicole Kidman le siguió la un tanto histriónica aparición, en puro traje verde marciano, de Ben Stiller. Después, uno a uno los presentadores se mostraron en su mayoría mucho más tímidos de lo que puedan parecer en la gran pantalla. Y es que algunos de ellos, incluidos la espectacular Salma Hayek, confesaron poco antes de la gala que ellos eso de hablar en público no les hacía sentir nada cómodos. Pero lo han disimulado muy bien.

Genial, como no podía ser menos en vista del número de Oscar logrados en su carrera, dos y once veces más nominada, estuvo Meryl Streep, encargada de entregar el Oscar Honorífico. Lauren Bacall, leyenda viva porque no cesa de trabajar, se encargó de presentar un homenaje al cine negro.

Como manda la tradición, los ganadores de pasadas ediciones ahí estaban para entregar el Oscar a los nuevos galardonados. Hilary Swank, que no sabemos si tras la ceremonia correrá a comerse una hamburguesa como hizo con su Oscar por Million Dollar Baby, fue la encargada de dar el que probablemente era Oscar más esperado: a Philip S. Hoffman por ponerse literalmente en la piel del escritor Truman Capote. También estuvo ahí, Jamie Foxx (quien se encarnó en el inolvidable Ray Charles y logró arrancar música de los labios de los invitados en la pasada gala), en esta ocasión para desvelar qué mujer dormiría esta noche más cerca del Oscar. Y esa mujer fue Reese Witherspoon, que, al igual que él hiciera, se ha hecho doblemente artista: actriz y cantante, en la película En la cuerda floja.

Ha sorprendido, sin embargo, que el vaquero por antonomasia, y bien querido actor y director Clint Eastwood, que no se sabe a ciencia cierta por qué no ha acudido a la gala. Toda ceremonia tiene sus secretos que quedan entre bastidores. Además estuvieron Jennifer Aniston, por primera vez en la ceremonia desde su divorcio de Brad Pitt, Jennifer López, Charlize Theron, Jennifer Garner que guardó milagrosamente el equilibrio tras un resbalón, Jessica Alba, Uma Thurman, o Sandra Bullock que volvió a hacer pareja con Keanu Reeves doce años después de trabajar juntos en Speed.

Más sobre

Regístrate para comentar