La emoción de Philip Seymour Hoffman y Reese Witherspoon al recibir el Oscar

Ha sido, sin embargo, una noche sin sorpresas en lo que a las categorías principales de interpretación se refiere. Las quinielas se han cumplido con el Oscar a Philip Seymour Hoffman por su excelente mimetismo con el escritor Truman Capote y a Reese Witherspoon (la otra favorita era Felicity Huffman por Transamérica), especialmente porque han ganado todos los premios en las últimas semanas, incluido el Globo de Oro, premios considerados la antesala de los Oscar.

Philip Seymour Hoffman, emocionado
Truman Capote merece la pena verla en versión original. Philip Seymour Hoffman, el primero en subir al escenario del Kodak Theatre -otros años se conoce antes el nombre de la actriz- hace un verdadero ejercicio de mimetismo con difíciles matices de interpretación. Su Capote no ha dejado indiferente a nadie. El eterno secundario ha aprovechado su oportunidad y su reto con este papel protagonista y ha clavado al escritor.

Amigo de la infancia del director del filme, Bennet Miller y del guionista, Dan Futterman (Hoffman y Futterman se conocieron en un campamento de verano para niños actores, mientras que Miller y Futterman fueron al mismo Instituto) Philip Seymour Hoffman financió la película. Ha subido al escenario nervioso y con la mano temblorosa acariciando su frente ha pronunciado un emotivo discurso: "Había fantásticos actores. Estoy abrumado". El actor ha dedicado sus palabras a su madre. "Quiero que la feliciten porque crió a cuatro hijos sola y merece que la feliciten. Me llevó a una obra de teatro, estuvo conmigo y sus pasiones las convirtió en las mías. Estoy orgulloso de ella, gracias mamá".

La nueva novia de América
Entre dos actrices estaba el Oscar en la categoría principal de interpretación, Felicity Huffman, muy popular por su papel de Lynette en Mujeres desesperadas, gracias s su trabajo en Transamérica, y Reese Witherspoon por su papel En la cuerda floja, el filme sobre la vida del cantante Johnny Cash. El premio, que ha recibido de mano de Jamie Foxx, ganador del pasado año, ha sido para esta última, la nueva reina de Hollywood par muchos, cuyo sueldo supera ya el de la actriz mejor pagada de la meca del cine hasta el momento, Julia Roberts. "Nunca imaginé que iba a llegar hasta aquí. Hay que vivir para ver. Quiero agradecer a la Academia este gran honor y a Joaquin Phoenix que dejó su corazón y su alma en esta actuación".

Madre de dos niños
La actriz, de 30 años, casada con el también actor Ryan Philippe y madre de una niña de Ava Elizabeth, de cinco años, y un niño de dos, Deacon, ha mantenido la calma hasta que ha comenzado a hablar de sus padres, presentes en el patio de butacas, momento en el que no ha podido reprimir las lágrimas: "Me siento bendecida por estar acompañada de mi madre y de mi padre, que siempre me han dicho que están orgullosos de mí. También quiero agradecer el premio a mi estupendo marido y a mis dos niños. Mi abuela fue una gran inspiración en mi vida, me enseñó a ser fuerte. Estoy intentando hacer un trabajo que tenga sentido para alguien y esto demuestra que lo estoy consiguiendo".

Más sobre: