Los cinco directores aspirantes al Oscar posan juntos

-Muchas de sus películas de este año han conmovido al público. ¿Lloran fácilmente en el cine?
GC: "Yo lloré en la premiere de "Batman y Robin" (Risas). Lloré durante una semana."
BM: "Yo lloro cuando la gente hace cosas buenas. Como en "La lista de Schindler", al final (cuando los supervivientes le regalan un anillo). Esa es la clase de cosas que me conmueven."
AL: "A mí me resulta cada vez más difícil. Es como privarme de ese placer. Cuando era pequeño, solía llorar tan fuerte en el cine que toda la fila de gente dejaba de llorar y me miraba. Ahora a veces lloro sólo porque la película es muy buena."
PH: "Desayuno con diamantes".
SS: "Bambi". Cuando era pequeño me levantaba en medio de la noche y me aseguraba de que mis padres estaban todavía vivos."
-¿Hubo una película en especial que les inspiró para convertirse en cineastas?
BM: "Me gustan las películas tranquilas. La primera película que me hizo pensar que quizá podría hacer películas fue "Walkabout" de Nicolas Roeg cuando tenía 15 años."
GC: "Es difícil decir qué película me inspiró. Crecí en una magnífica era para hacer cine: Lumet. Pakula. (Se dirige a Spielberg) Y tú." SS: "De niño ya hacía películas de 8 milímetros, pero cuando vi "Lawrence de Arabia", decidí que ya sería hobby."
PH:
"Muchas películas me han hecho amar el cine, desde Hitchcock a Godard. Pero las que realmente me cautivaron fueron películas de Costa-Gavras.
-Ang, usted creció en Taiwán. ¿Qué películas le inspiraron?
AL: "Siempre quise ser cineasta, pero lo mantuve en secreto hasta que hice mi primera película."
SS: "¿Nunca lo admitiste?
AL: "No, siempre me sentí avergonzado…por la sociedad de la que procedía."
-Si su película es un fracaso comercial o de crítica ¿cambia el modo en que sienten acerca de ella? AL: "No."
SS: "Nunca. Me encanta escucharos, chicos, porque realmente os envidio a los tres (Miller, Clooney y Haggis). Recuerdo la primera vez que reconocen tu trabajo y ves que hay gente a quien le gusta. Todos seréis reconocidos muchas veces por un magnífico trabajo, pero espero que metáis todo esa esencia de amor en una botella. Poned esa botella en algún sitio donde vuestros hijos no puedan alcanzarla. Y muy de vez en cuando, descorchadla y oled cuán dulce era."

Más sobre: