Así cenarán las estrellas la noche de los Oscar: los detalles del famoso Baile del Gobernador

A diez días de la entrega de los Oscar, Hollywood prepara con entusiasmo su gran noche del cine. El teatro Kodak se engalana, las calles se visten de fiesta para recibir a las más rutilantes estrellas de la gran pantalla, y el gran salón en el que se celebra el tradicional Baile del Gobernador brilla ya con todo esplendor mientras en los fogones del complejo Hollywood & Highland Center se afana el prestigioso chef de origen austriaco Wolfang Puck para elaborar los exquisitos platos con los que sorprenderá el próximo 5 de marzo. El tradicional almuerzo con el que la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood agasaja a los nominados días antes de que se celebre la entrega de premios no es sino el ensayo general de la fastuosa cena que tiene lugar una vez finalizada la ceremonia y que supone la primera parada de todos los asistentes a la ceremonia antes de repartirse por las numerosas fiestas que se organizan esa noche en la meca del cine.

Ganadores, nominados, presentadores y el resto e invitados, hasta un total de 1.600 aproximadamente probarán las creaciones de Puck (su famoso restaurante Spago de Beverly Hills es uno de los más visitados por las estrellas) en el duodécimo año consecutivo que el cocinero y su equipo se encargan de hacer las delicias de los paladares más exigentes. Para Wolfgang, el Baile del Gobernador es la Superliga de los acontecimientos de Hollywood".

Y como viene siendo habitual, el menú se ha seleccionado buscando la variedad. Estarán sus clásicos consolidados (como las pizzas de salmón ahumado con caviar -se servirán 450- y las estatuillas de chocolate Oscar espolvoreados con oro -se repartirán 4.200-), pero se ha pensado sobre todo en la innovación: "Crearemos un menú innovador; una interpretación culinaria del tema de la noche. Aunque conservaremos unos pocos elementos tradicionales, mi equipo diseñará una experiencia única en la que los invitados puedan celebrar los éxitos del año". "Hoy en día sigue siendo tan estimulante crear un menú y cocinar para la recepción como la primera vez Me gusta formar parte de ello. Me encanta la presión y el desafío que conlleva. Los platos tienen que ser sencillos, deliciosos y de gran calidad. El secreto está en sacarlos con rapidez y calientes", señala el chef.

Más sobre: