Halle Berry y Gabriel Aubry: así se enamoraron

"Creo que por ahora voy a dejar las relaciones". Halle Berry pronunció esas palabras a mediados de 2005 después de dos sonados divorcios a sabiendas de que tenía motivos para hablar así; su primer matrimonio con la estrella del béisbol David Justice terminó en 1997 en los tribunales y las continuas infidelidades de su segundo marido, Eric Benet acabaron con la pareja después de dos años y medio de matrimonio.

En junio de 2004 tres meses después de anunciar su separación afirmaba: "No me casaré nunca más y es un hecho. Estoy bien sola y no necesito a un hombre para complementarme. Son todos iguales. Creo que mi problema es que no tengo buenas relaciones de pareja. Estoy aprendiendo mucho y hay mucho más en la vida que ser novia de un hombre".

Saltaron chispas
Y entonces, cuando menos creía en el amor y tras dar por terminado un breve romance con el actor Michael Early, llegó Gabriel dando un completo giro a su vida. El año 2006 ha empezado con buen pie para Halle Berry, que ha sido candidata a los Globos de Oro por su papel en la mini serie de televisión Their Eyes Are Watching God y ha producido la galardonada Lackawanna Blues". Y casi al mismo tiempo que hoy vemos sus sensuales fotos como nueva imagen de la colección Primavera-Verano de Versace, realizadas por el prestigioso Mario Testino, ha llegado también la presentación del "culpable" de su renovada sonrisa, el top model masculino de treinta años, Gabriel Aubry, con quien apareció por primera vez hace dos semanas en la fiesta organizada por Donatella Versace en Nueva York con motivo de la reinauguración de la tienda que la prestigiosa firma italiana tiene en la Quinta Avenida.

Fue cocinero antes que modelo
Gabriel trabajaba como cocinero cuando fue descubierto en una discoteca hace diez años. Ahora este joven canadiense de suaves maneras y rasgos definidos es uno de los modelos masculinos mejor pagados del mundo con unos ingresos que superan los veinticinco mil euros diarios. Con Halle coincidió por primera vez hace cuatro meses mientras realizaban la citada campaña de publicidad de Versace. Y saltaron chispas: "Fue algo completamente inesperado y simplemente está disfrutando de cada día según pasa", asegura su representante, Sean Patterson. "Está muy, muy contento ahora mismo".

Más sobre: