Brad Pitt y Maddox, padre e hijo se divierten en las calles de París

No hay día que dejen de sorprendernos. Porque como el Guadiana, aparecen y reaparecen donde menos se les espera. De Londres a Suiza, de allí vuelta a Londres y parada en Berlín, y de Alemania a París, donde llevan dos semanas viviendo en un apartamento que han alquilado.

Suiza, Londres, Berlín, París, Viena
Pero desde la ciudad de la luz, donde por cierto se les vio besarse en público por primera vez, Brad Pitt y Angelina Jolie se mueven por Europa con sigilo, provocando el asombro de una taquillera de cine o de un grupo de estudiantes, como sucedió la semana pasada, cuando vestidos con largos abrigos negros, vaqueros y gorras visitaron en el Museo Albertina de Viena la exposición de Egon Schiele para después de cenar en un lujoso hotel regresar rápidamente a la capital francesa (según se ha publicado, la pareja viajó en una avioneta pilotada por Brad Pitt y un instructor de vuelo).

Y esta semana se les espera en Turín junto a George Clooney para asistir a las Olimpiadas blancas, lo que ha vuelto a despertar los rumores de boda. Como se sabe, Clooney tiene un preciosa villa en el lago de Como a la que siempre se ha apuntado como el lugar elegido por la pareja del momento para darse el sí quiero, así que cuanto más se acercan geográficamente a ese punto, más se centran allí todas las miradas.

Siguen los rumores de boda
Por el momento nada se sabe con certeza de los planes de Brangelina (apodo de la prensa estadounidense), si recorrerán el breve camino al altar o no, si tienen intención de regresar pronto a Estados Unidos o por el contrario piensan prolongar sus vacaciones europeas (el nacimiento de su hijo, o hijos si se confirmase que son gemelos, está previsto para finales de la primavera), si es cierto que se van a construir una nueva mansión en Malibú cuyo proyecto han encargado al estudio de los arquitectos Lars Kruckeberg, Thomas Willemeit, y Wolfram Putz (de ahí su paso por Alemania)…

Más sobre: