Las estrellas de Hollywood brillaron en la gran fiesta del cine británico

Con la entrega de los Globo de Oro a mediados de enero, comenzó la carrera hacia los Oscar, una competición que por el momento aventaja el director de origen taiwanés Ang Lee con su película Brokeback Mountain. La controvertida historia de amor entre dos vaqueros sigue imparable y se alzó anoche con cuatro galardones de la Academia Británica: mejor película, mejor director, mejor actor secundario para Jake Gyllenhaall y mejor guión adaptado.

De esta manera, se impuso al filme que partía como favorito con diez candidaturas El jardinero fiel, que no logró ni siquiera inaugurar el marcador. El Bafta al mejor actor fue para Philip Seymour Hoffamn (también imparable en su carrera hacia los Oscar) por su interpretación de Truman Capote en la película con el mismo nombre y Reese Witherspoon fue elegida mejor actriz por su actuación en En la cuerda floja. Crash que también acumulaba varias candidaturas logró el premio a la mejor actriz secundaria para Thandie Newton, cuyo nombre se barajó hasta la semana pasadas para ser la nueva chica Bond (al final lo será la francesa Eva Green). Memorias de una geisha se alzó con el Bafta a la mejor banda sonora para John Williams (premio al que optaba el español Alberto Iglesias por El jardinero fiel), al mejor vestuario y a la fotografía.

Fue la gran fiesta del cine británico sin que el cine británico se comiera una rosca. Especialmente sus actores. Ni Rachael Weisz ni Ralph Fiennes lograron los Bafta en las categorías principales de interpretación por su trabajo en la arriba mencionada El jardinero fiel adaptación de la novela de John LeCarré. Ambos fueron batidos por los americanos Philip Seymour Hoffman y la emergente novia de América Reese Witherspoon. Lo mismo ocurrió con el premio a la mejor película. Keira Knightly que sí opta a Oscar por Orgullo y prejuicio ni siquiera entró en las candidaturas de los Bafta y menos mal que por las venas de la premiada Thandie Newton corre el 50% de sangre inglesa -su madre es de Zimbawe).

Otro que se sumó a la decepción aunque sin perder la sonrisa y la simpatía es George Clooney que llegó a Leicester Square con cuatro candidaturas y no se llevó ninguna estatuilla. Optaba a premio como director, guionista y actor secundario por Buenas noches y buena suerte, y también como actor secundario por Syriana. A estas alturas el soltero de oro de Hollywood, dice tener claro que no será premiado en los Oscar. Eso, sólo se sabrá el próximo 5 de marzo.

Aunque la de ayer fue una noche fría y lluviosa en Londres, las actrices lucieron todo su esplendor. Renée Zellweger con un vestido negro de Carolina Herrera con un original escote en la espalda, Rachel Weisz, embarazada de seis meses de su primer hijo, lució un vestido de Vivienne Westwood, sandalias de Jimmy Choo y joyas de Chopard, Thandie Newton lució un vestido firmado por Chirstian Lacroix. No faltaron a la cita la siempre elegante Charlize Theron, Pierce Brosnan, que llegó con su hija Charlotte (nacida de una unión anterior de Cassandra Harris, primera esposa de Brosnan, la adoptó a ella y a su hermano Christopher), Jude Law sin Sienna Miller después de que la joven actriz confirmara la pasada semana que han roto definitivamente, Felicity Huffman y su marido, Willam H. Macy, Matt Dillon, o Claudia Schiffer y su marido, Matthew Vaughn.

Más sobre: