María Adánez, cada día más unida a Alex García

En el descansillo de una escalera María Adánez cruzó por primera vez su mirada con Alberto Caballero. Fue en el plató de "Aquí no hay quien viva", donde, en paralelo a las tramas de ficción, se forjó la historia de amor real entre la actriz, Lucía (la pija) en la serie, y el director, guionista de la misma y sobrino de José Luis Moreno. Dos años después, y en la cumbre del éxito de la famosa comunidad de vecinos, María deja el personaje que tanta popularidad y satisfacciones le ha dado para adentrarse en nuevos retos profesionales. No le duele en prenda porque trabajo no le falta en dos campos, el teatro y el cine, en los que no es novata aunque le queda mucho por explorar. Hay quien piensa, sin embargo, que la decisión de la actriz puede deberse a la posible incómoda situación que se vendría dando en el plató de grabación ya que, como se sabe, tras romperse la relación de María y Alberto a finales de verano, este último sale desde diciembre con Vanesa Romero, ex novia de Antonio Hidalgo y nueva incorporación de "Aquí no hay quien viva" en la actual temporada.

Un nuevo rumbo
María se mantiene fiel a su discreción, prefiere no entrar al trapo de dichas especulaciones y aseguraba en una reciente entrevista que ha cubierto una meta " y nada más, aunque hay quien quiere ver otros motivos." En la presentación en Madrid, la semana pasada, de la obra de teatro "Salomé", de Oscar Wilde, en la que trabaja con Millán Salcedo (ex componente de Martes y Trece) y con la que está recorriendo los escenarios españoles desde el pasado septiembre, a la vez que confirmaba su marcha, la actriz repitió hasta la saciedad que su decisión sólo responde al abanico de posibilidades que se le ha abierto en la gran pantalla y sobre las tablas: "Creo que he cubierto una etapa maravillosa. No soy la primera actriz que abandona una serie con vida, sólo hay que ver a Paz Vega con "Siete Vidas" o Loles León. He participado en las tres series más conocidas de este país. Es un adiós con mucho dolor porque adoro a todos mis compañeros de "Aquí no hay quien viva". Para la que ha sido su casa durante tanto tiempo, sólo tiene buenas palabras: "He colaborado durante dos años en una serie maravillosa, a la que estaré eternamente agradecida. En la vida hay que abrir puertas a otras cosas y este es mi momento."

Y ese momento del que habla coincide, queda claro, con numerosos cambios a nivel profesional y personal. Porque María podría haber encontrado en su nueva faceta teatral, que tantas satisfacciones le está dando en los últimos tiempos, también a su nuevo amor. Desde el pasado septiembre se la viene relacionando con Alex García, su compañero en la obra "Salomé", aunque hasta el momento no había habido ninguna constancia, al igual que tampoco confirmación. Esta última no llegado por boca de María Adánez, siempre celosa de su intimidad, pero las imágenes de este reportaje muestran, como poco, que su relación va más allá de una simple amistad y que se muestran cada día más unidos y felices de compartir el tiempo libre que les deja su trabajo. De hecho aprovecharon una tarde sin obligaciones para realizar unas compras.

Más sobre: