Angelina y Brad, beso de enamorados en la ciudad del amor

Que Angelina Jolie y Brad Pitt forman una familia muy bien avenida, nadie lo pone en duda a estas alturas. Las cosas han ido a toda velocidad y en un año la pareja ha iniciado una relación, ha llegado Zahara desde Etiopia, el actor le ha dado su apellido a la pequeña y a Maddox, los hijos adoptivos de su novia, y serán padres el próximo junio (de gemelos según algunos y de un varón al que podrían llamar William, según otros). Todo un record de felicidad compartida y el sueño en común de fundar un hogar estable y lleno de niños.

Una vez que el amor se hizo público, y que la soñada pareja Mr&Mrs Smith pasó a ser algo más que mero cine, los mentideros de Hollywood ya no se entretienen elucubrando sobre el supuesto amor entre ambos, porque es cada día más evidente. Ahora es la posible boda de la pareja centra toda la atención. Los rumores les persiguen allá donde estén, bien en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) donde se les vio por primera vez prodigándose en público numerosas muestras de cariño, en Berlín, donde llegaron algunos días después en un vuelo privado procedentes de Londres, o bien en París, el último destino que han pisado durante el periplo europeo que comenzaron hace dos semanas. Y siempre acompañados por Maddox y Zahara, de los que no se separan. Los cuatro -pronto cinco- forman una piña y todos los planes de Angelina y Brad giran entorno a los pequeños.

En la capital francesa se pudo ver a los Jolie-Pitt, ejemplo de armonía, descansando en un café después de visitar algunas tiendas y al actor cada vez más comprometido con su papel de padre dando el biberón a la pequeña. Y la ciudad del amor -no podían haber elegido mejor escenario- ha sido testigo también del primer beso en público de los dos enamorados más perseguidos del momento. Fue espontáneo, mientras realizaban algunas compras y sin dar ninguna importancia al interés que despiertan en quienes siguen sus pasos de cerca. Están decididos a seguir llevando una vida totalmente familiar, como vienen haciendo desde hace meses, pase lo que pase y pese a quien pese.

Insistentes rumores de boda
Tan insistentes son los rumores de boda, que estos días los rotativos europeos echan chispas, al igual que los responsables del lujoso hotel Villa d’Este situado a orillas del lago de Como por las cientos de llamadas que recibieron a raíz de la publicación en el rotativo británico Sunday Express de que Brangelina -así les llama la prensa americana-, cuyo amor surgió en durante el rodaje de Sr. y Sra. Smith en Italia, habían elegido tan romántico enclave para darse el sí quiero a sugerencia de su gran amigo, George Clooney, quien como se sabe tiene una mansión, Villa Oleandra, en el mismo lugar.

La dirección del hotel, que está cerrado durante el invierno y no abrirá de nuevo sus puertas hasta e 1 de marzo, emitió la pasada semana un comunicado negando la información. La revista estadounidense Globe’s Leon Wagener, por otro lado, ha publicado unas declaraciones de la actriz en las que asegura que tras dos matrimonios fallidos no tiene intención de volverse a casar. Lo que sí parece es que la pareja aprovechó su estancia en Berlín para reunirse con los arquitectos Lars Kruckeberg, Thomas Willemeit, y Wolfram Putz a quienes les habrían encargado la construcción del que será su nuevo hogar en Malibú, después de haber vendido por veintiún millones de dólares la propiedad que Angelina tenía en el condado de Buckhingam.

Más sobre: