Cayetana Guillén Cuervo y su esposo, Omar, presentan a su hijo, Leo

Felices y sonrientes posaban la actriz Cayetana Guillén Cuervo y su marido Omar Ayashi con Leo, el primer hijo de la pareja que vino al mundo la madrugada del pasado 2 de febrero en la madrileña clínica de la Concepción. A las puertas del citado centro sanitario y con su bebé en brazos la actriz nos contó cómo había vivido el nacimiento de su hijo.

—¿Cómo te encuentras?
Bien. Ío quiero que se despierte. Perdonad por el retraso…
—¿Cómo se porta?
Hace un minuto, me parecía imposible que estuviera así…
—Es muy guapo…
Sí, y, sobre todo, está muy Sano. Eso era lo que me más me agobiaba.
—Entonces, ¿cómo se porta?
Bien, bien; pero entre toma y toma se juntan, y cuando íbamos a bajar le ha dado hambre, y por eso hemos tardado en salir.
—¿Cuánto ha pesado y medido?
Tres kilos quinientos veinte gramos y cincuenta y dos centímetros.
—Omar, ¿has estado en el parto?
Sí, claro.
—Cayetana, es de suponer que su presencia a tu lado habrá sido un apoyo...
¡Si Omar no llega a estar conmigo!… Ha sido un parto largo y duro. A la antigua. Si no llega a estar Omar, no hubiera tenido fuerzas.
—¿Qué sentiste cuando tuviste a tu hijo en brazos?
La gran llorera. Todos los tópicos son ciertos.
—¿Por qué Leo?
Lo teníamos elegido y no me acuerdo el porqué. Nos apeteció un nombre corto y fuerte.
—¿Para cuándo otro, Cayetana?
¡Uf!, ahora se me hace un mundo pensar en otro. Estoy muy dolorida, cansada y aprendiendo a atenderle, a conocernos, a saber lo que quiere y no…
—¿Disfrutarás de los tres meses de baja?
—No. Tengo este mes de febrero y vuelvo a la tele, pero lo voy a disfrutar este mes.

Los padres de Cayetana, Gemma Cuervo, la popular actriz de Aquí no hay quien viva, y el también actor Fernando Guillén, coincidieron en la clínica para ver a su hija y a su nieto. A la salida, Gemma contaba cómo estaban la madre y su hijo. A la actriz le había acompañado Mariví Bilbao, Marisa en la popular serie, que prefirió quedarse en la puerta a esperar a su amiga y compañera de profesión. "Es mi sexto nieto y es adorable tenerlo", decía Gemma. Por su parte, Fernando declaraba que Cayetana "cambia al niño como si lo hubiera hecho toda la vida". Respecto a los parecidos, afirmó sin dudar que su nieto "es igual a su padre".

Más sobre: