Angelina y Brad muestran su amor en público

Quod me nutrit me destruit (Lo que me nutre me destruye) es la inscripción en latín que se puede leer en el estómago de Angelina Jolie, uno de los doce tatuajes que adornan su cuerpo, reminiscencia de su época rebelde (se lo hizo en 1997), que comienza a deformarse bajo la presión de su vientre que crece día a día. Una vez que su secreto ha quedado desvelado, la actriz no sólo ya no oculta su embarazo, sino que lo exhibe, más feliz y estable que nunca junto a Brad Pitt.

La pareja llegó al aeropuerto londinense de Heathrow procedente de Los Ángeles con sus hijos adoptivos (Maddox y Zahara ya llevan legalmente los apellidos del actor) para viajar al día siguiente a Suiza, donde Angelina debía participar en el Foro Económico Mundial de Davos como Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados) junto a otros rostros conocidos como el de Rania de Jordania o Bono, líder de U2.

Y la actriz, en todo su esplendor, llevaba una camiseta negra corta que dejaba al aire sus cinco meses de gestación -de gemelos, según apuntan algunos, y de un varón según otros medios- y en brazos a la pequeña Zahara, de un año. Brad Pitt, más comprometido que nunca en su papel de padre, llevaba de la mano al Maddox, de cuatro años, que ya desde antes del verano le llama ‘papá’. No es de extrañar que el actor se encariñase con él desde el principio de su relación con Angelina, porque es indudable que el niño desprende un magnetismo especial, tanto que una revista británica le sitúa en el segundo puesto de la lista de los cincuenta hombres más poderosos menores de cuarenta años al lado de nombres tan conocidos como los de Matt Damon o Leonardo DiCaprio. En muy poco tiempo, poco más de un año, el protagonista de "Troya" ha cumplido su sueño de formar una familia feliz (y numerosa) que alcanzará su broche de oro con el nacimiento del primer hijo en común de la pareja a finales de la primavera.

Un look por amor
Angelina y Brad, que por primera vez en público han dado muestras de amor cogidos de la mano como una pareja más de enamorados, se alojaron una noche en el hotel Claridge de la capital británica antes de poner rumbo a Davos. Parece que ella prefirió quedarse descansando mientras el actor se reunió para cenar con Guy Ritchie y Madonna, el chef Jamie Oliver, y Patsy Kensit en el restaurante italiano Locanda Locatelli. A la mañana siguiente llegaban a Suiza, donde entre gestos de cariño nunca vistos antes, Angelina dio una conferencia para defender los derechos de los niños. Bien podría tratarse de una casualidad o de exigencias del rodaje de su nueva película pero lo cierto es que en esta la última aparición de Brad Pitt y Angelina Jolie ha llamado la atención el cambio de look del actor, que luce ahora el mismo color de pelo que su pareja, una de las morenas más atractivas de Hollywood. Es curioso echar la vista atrás porque uno comprueba que no es la primera vez que el atractivo actor coincide con sus novias en la elección de sus peinados y color de su cabello.

Más sobre: