Después de luchar varios meses en secreto con las agencias de adopción, Meg Ryan ya está en su casa de Brentwood con su nueva hija, una niña china de la que sólo se sabe que aún no ha cumplido su primer año de vida. La actriz la recogió en el consulado de Estados Unidos en el país asiático después de ocho días de estancia allí, aunque dicha información, difundida por algunos medios, no ha sido confirmada aún por la interesada y su publicista, Stephen Huvane, ha declinado hacer cualquier comentario.

La protagonista de Cuando Harry encontró a Sally es madre de un niño de trece años, Jack Henry, nacido de su matrimonio con Dennis Quaid, con quien comparte la custodia. La pareja se separó hace cinco años (se divorció uno más tarde) tras nueve de matrimonio (se conocieron durante el rodaje de Inner Space en 1987 se casaron el día de San Valentín de 1991) y un sonado romance de la actriz con Russell Crowe cuando ambos rodaban Proof of life. Aunque el actor se volvió a casar en julio de 2004 con la agente inmobiliaria Kimberly Buffington, la reina de la comedia romántica no ha encontrado sin embargo a su media naranja.
Otras madres de Hollywood que han adoptado son por ejemplo Nicole Kidman, Diane Keaton, Sharon Stone, Mia Farrow y Angelina Jolie, actualmente embarazada de su primer hijo biológico.

Alejada de la gran pantalla desde hace casi dos años cuando se estreno Entre las cuerdas, pronto volveremos a ver a Meg Ryan en In the Land of Women con Adrien Brody y tiene en proyecto un remake de la comedia clásica The women con Ashley Judd, Annette Bening, Sandra Bullock y Uma Thurman.

Más sobre

Regístrate para comentar