La fugaz estancia de Demi Moore en España

Fugaz como la estrella que es, fue su estancia en Madrid. Demi Moore llegó a la capital española para presentar la nueva campaña de publicidad de la firma cerámica Saloni. Pasó gran parte del día en el hotel Ritz de Madrid junto a un grupo de amigos que viajó con la actriz (en esta ocasión no le acompañaba su marido el también Ashton Kutcher) y por la noche asistió a una cena organizada por la firma a la que prestará su imagen durante el 2006. La velada, a la que asistieron alrededor de 60 invitados, entre ellos el diseñador Roberto Verino, tuvo lugar en el Casino de Madrid.

Se hizo esperar
Como toda estrella de Hollywood que se precie, se hizo esperar, como media hora, pero mereció la pena. Profesional donde las haya, vestida con un espectacular vestido negro que realzaba su figura, zapatos de tacones imposibles y una pulsera y anillo de brillantes de esos que quitan el hipo al verlos, posó ante las decenas de fotógrafos que esperaban a la actriz, eso sí sin murmurar palabra alguna. Con una sonrisa y un correcto "Thank you" se despidió para entrar en la sala donde se ofreció un exótico cóctel firmado por Paco Roncero, el discípulo aventajado de Ferrán Adriá que está al frente de la cocina del Casino de Madrid. El chef dejó los fogones y bajó a explicar personalmente a la actriz cada uno de los curiosos aperitivos: caviar de melón, corte de foie, cucharas de mozzarela...

Una estrella muy divertida
Tras el cóctel Demi Moore junto al resto de los invitados pasaron al salón para degustar una agradable cena amenizada por el sonido del dúo de guitarra flamenca formado por José María López y Miguel Iniesta. Terminada la cena, la protagonista de Ghost saludó personalmente y mesa por mesa a los invitados. Fue entonces cuando comentó que se encontraba feliz de estar en España, que era un país cuya historia y gastronomía admiraba. "Recuerdo que vine a España hace ocho años y fui a ver una corrida de toros, una en la que actuaba una torera. La verdad no me gustó mucho, pero luego he conocido otras cosas de España que me han gustado más".

Pasadas las doce de la noche y cuando la mayoría de los asistentes se habían ido, la actriz abandonó el lugar en compañía de unos amigos con los que prometía continuar la fiesta en otro lugar.

Más sobre: