Charlize Theron inicia con fuerza la carrera hacia los Oscar

El 17 Festival Anual de Palm Springs ha querido mostrar todo su respeto a dos mujeres que son puro cine: Shirley McLaine y Charlize Theron; la primera, por su carrera (llena de luces y sombras); y Charlize Theron, por sus éxitos en los últimos años; éxitos que encontraron la cúspide con el Oscar, en 2003, gracias a su genial interpretación (donde no le importó ocultar su belleza bajo una capa de dolor), Monster.

Charlize Theron, una estrella
Aquella niña que nació en una granja de Suráfrica, y soñaba con ser bailarina, se ha convertido en una de las actrices más cotizadas del momento. En una actriz camaleónica a la que poco le importa su aspecto físico en las películas, siempre y cuando éste guarde coherencia con el guión. En el último año, la actriz ha protagonizado dos películas muy distintas: North Country y Aeon Flux, una cinta para la que Charlize Theron ha cambiado totalmente su look, y aparece con una melena corta y negra, nada que ver con su melena rubia a la que nos tiene acostumbrados. Además, para Aeon Flux tuvo que entrenar durante más de cinco meses para lograr un estado físico perfecto, el mismo que requería la protagonista. Los rodajes fueron tan complicados que, como ella misma reconoce en una entrevista, se lesionó el cuello y a punto estuvo de lesionarse el cuello. Pero tanta es la fe de Charlize Theron en sí misma, y el apoyo que, por ahora, está logrando de la industria cinematográfica, que muchos opinan que su nombre vuelve a barajarse para los próximos Oscar. Ella sonríe, con una sonrisa que embruja.

Más sobre: