Fiesta sorpresa de cumpleaños para Katie Holmes en una juguetería

Que Tom Cruise es uno de las estrellas más poderosas de Hollywood, es de dominio público. Que ha conseguido cerrar en más de una ocasión varios parques de atracciones para disfrutar con sus hijos, Isabella y Connor, de divertidas y privadas jornadas, también se sabe. Y el nuevo golpe de efecto del ‘rey midas’ de la meca del cine no podía quedarse atrás, y más tratándose de su prometida y futura madre de su hijo.

El actor organizó hasta el último detalle para sorprender a Katie Holmes en el veintisiete cumpleaños de la joven, que ya está en su quinto mes de embarazo. La ilusión ante su próxima paternidad fue el leitmotiv de la fiesta para dos. Por eso el escenario elegido por Tom fueron los grandes almacenes especializados en juguetes Fao Schwartz de Nueva York, que durante varias horas abrieron sus puertas en exclusiva para la pareja de enamorados. Hay veces que un gesto vale más que mil palabras, que cierto es, porque el rostro de Katie lo decía todo.

Con la ilusión de una niña, la actriz fue desgranando uno a uno todos los secretos de un mundo de fantasía puesto a su servicio: un ejército de empleados a sus órdenes, cientos de globos de colores y peluches durante el particular recorrido y decenas de pequeñas tartaletas de mil sabores con velas que apagó una a una con ayuda de su novio, quien la miraba embelesado con la satisfacción de haber cumplido la misión con nota. La inolvidable jornada no terminó ahí. Tras abandonar la tienda Tom y Katie se deslizaron por el Wollman Rink, la pista del hielo de Central Park, él siempre muy pendiente de que su novia no resbalase, donde se mostraron tan felices y unidos como siempre, y más tarde se reunieron con la madre del actor, Mary Lee.

Más sobre

Regístrate para comentar