Los padres de Nicole Kidman viajaron desde Australia para conocer a Keith Urban

Deporte y visitas culturales

La protagonista de Moulin Rouge disfrutó durante dos intensos días de la compañía de su padre, bioquímico y psicólogo, y de su madre, enfermera, activista política y editora de los libros de su marido, a quienes está muy unida, pese a la distancia entre Australia y Estados Unidos, donde ella reside habitualmente. Así, uno de los días, mientras Nicole se mantenía en forma haciendo deporte con Anthony, su nuevo amor hacía las veces de cicerone con su «futura suegra», acompañado también por sus padres, y en otras ocasiones se vio a los seis haciendo turismo cultural. Fue en uno de estos distendidos momentos —nunca antes se había visto a la actriz tan relajada y sonriente junto a un hombre desde su ruptura con Tom Cruise— cuando el cantante acarició el vientre de la actriz, imagen que les mostramos en este reportaje, lo que ha propiciado los rumores sobre un posible embarazo de Nicole, una noticia algo aventurada, ya que no existe ningún otro indicio de certeza. Es más, en los últimos días los publicistas de la actriz han asegurado "al cien por cien" que Nicole "no está embarazada. De haberse confirmado la buena nueva, la estrella hubiese visto cumplido su deseo, expresado en varias ocasiones, de ser madre de nuevo. Y el acontecimiento coincidir casi en el tiempo con la llegada del bebé que esperan su ex marido y Katie Holmes, quienes, además, contraerán matrimonio el próximo año.

«Me encantaría tener otro niño, sería fabuloso —señalaba recientemente—. No sé si ocurrirá, pero sería muy, muy feliz». Para ello, sin embargo, quería encontrar antes a una persona adecuada: «A menos que haya recorrido el pasillo con un anillo en el dedo y pueda decir "este es mi marido", prefiero no hacer ningún comentario».

’Algún día conoceré a mi príncipe azul’ Una traumática separación hizo que Nicole Kidman se refugiara en su trabajo. «Hay que aceptar las cosas como vienen. Pasé por momentos muy duros, que a veces me cuesta recordar. Lo más difícil ha sido seguir adelante, acostumbrarte a la ausencia..., pero tengo a mi familia, a mis amigos y a mis hijos, que son lo más importante para mí, la razón de mi vida, el motivo por el que río cada mañana». Pero ahora su corazón se ha abierto a un nuevo amor y la estabilidad emocional podría haber llamado a su puerta. Lejos queda ahora su comentario de que algún día conocería a su «príncipe azul». Porque por el momento ya lo ha encontrado. «Si decides estar con alguien, estás y te comprometes. No me gusta andar tonteando. Si me equivoco, pues me equivoco y punto. Esa es la idea que tengo de lo que es el amor», decía casi premonitoriamente en una reciente entrevista poco antes de iniciar su romance con Keith Urban. «Intento ser feliz. La felicidad no es algo constante que esté ahí cada día. Hay que alimentarla, como el amor. Ahora trato de vivir la vida, no huir de ella».

Más sobre: