Marina San José, hija mayor de Ana Belén y Victor Manuel, debuta como actriz

—A Neruda..., el poeta, ya le conocerías.
Conocía algunos de sus poemas, pero a raíz de la obra, he empezado a leerle más. Me gusta cómo utiliza la parte social, la del amor; me gusta que sea tan completo.
—Háblanos de tus compañeros.
Con José Ángel no tengo ninguna escena, pero ha habido muy buen entendimiento. Están ahí cuidándome todos, como acabo de empezar...,y muy bien. A Tina la conocía desde hace bastante, pero hacía mucho que no la veía, y cuando me dijeron que ella iba a hacer el papel de mi madre, me encantó. Con Miguel Ángel Muñoz, a quien nunca le había visto en teatro, me compenetro muy bien. Estoy encantada con todos.
—El teatro es, dentro del mundo de la interpretación, el gran examen y hay actores que nunca se han atrevido a hacerlo.
Para mí, el teatro es lo más, es la gran escuela, es el medio en el que tienes que estar más de cara al público, porque sales a escena y tienes que darlo todo.
—¿Eres una actriz vocacional?
Yo quería ser veterinaria, pero de eso hace mucho. Luego cambié de opinión —vuelve a sonreír.
—¿Y cuándo te diste cuenta de que querías ser actriz?
Pues estando siempre en ese mundillo, entre cajas, en la trastienda, acompañando a mis padres...,siempre me ha interesado, siempre he estado por ahí detrás, y me dieron la oportunidad. Terminé los estudios, acabé el instituto y me metí directamente a estudiar interpretación, baile y danza.
—¿Y no hubo ese momento en el que dijiste:«Quiero ser actriz»?
Sí, pero tampoco era seguro. Yo veía obras, y me gustaba, me gustaba muchísimo, pero no lo veía como algo a lo que quisiera dedicar toda mi vida. Al final ocurrió de forma natural.
—¿Cuáles son tus referentes a nivel interpretativo, actores, actrices, películas, obras de teatro...?
No sabría decirte, porque yo actores o actrices favoritas no tengo, ni tampoco películas preferidas. Hace poco vi la película «Flores rotas» y me gustó mucho.
—¿Ese es el tipo de cine que te gusta, un cine quizá más intelectual, más profundo?
Sí, digamos que ese es el cine que más veo, el que más me llena.

Más sobre: