Marina San José, hija mayor de Ana Belén y Victor Manuel, debuta como actriz

—¿Te lo pensaste cuando te dijeron que te habían elegido?
Nada, ni un minuto. Poder participar en una obra como ésta es una oportunidad única.
—¿Cómo es tu personaje?
Mi personaje es el de una chica tímida con mucha fuerza interior, muy pura; es un poco la historia de Romeo y Julieta. Ella tiene mucha pasión, es muy de la edad; cuando tiene las discusiones con su madre es como las tendría cualquier hija a esa edad. Esta chica lo está conociendo todo, acaba de conocer el amor.
—El primer día que pusiste el pie en el escenario... ¿cómo fue?
Me subió todo por dentro, es como un sueño. No sabría definir lo que se siente sobre un escenario, es una sensación por dentro, es muy raro —sonríe dulcemente.
—¿Tú cómo te ves: como una actriz más cómica o dramática?
Creo que más como una actriz dramática. No sé si soy graciosa, pero quizá sea pronto para definirme.
—Ante tu debut interpretativo, ¿te preocupa que se te compare con tu madre, Ana Belén?
Sí, sí lo he pensado, claro que se me ha pasado por la cabeza, pero yo tengo mi estilo, somos dos personas diferentes.
—De hecho, ha habido hijos de actores que han tenido su propio espacio al margen de sus famosos padres, e incluso les han superado en popularidad.
Por supuesto, cada uno puede tener su sitio, pero hay que ganárselo, yo eso lo tengo muy claro.
—¿Qué te divierte a ti?
Me gustan el cine y el teatro, también leo, aunque ahora todo lo que leo tiene que ver con Neruda —ríe.
—¿Cuándo una persona que empieza se siente actriz?
Cuando estás conectada con los demás actores con los que estás haciendo la escena, cuando sientes que ya no eres tú, que eres otra persona, que estás interpretando, que te has salido de ti misma.
—¿Cuál es tu sueño?
Yo, de momento, espero poder seguir haciendo teatro o cine, lo que vaya surgiendo, ir probándolo todo, poco a poco, pero lo que más me gusta es el teatro.
—¿Has recibido algún consejo de tu madre sobre la obra?
Mis padres están encantados con mi debut. Mi madre no me ha dado ningún consejo especial, pero tengo a José Sámano, director de la obra, que me ha ayudado mucho, él es el que me da los consejos y me ha dicho que ensaye mucho y que dé pocas entrevistas —vuelve a reír.

Más sobre: