Marina San José, hija mayor de Ana Belén y Victor Manuel, debuta como actriz

Rodeada por un elenco de magníficos actores, Marina San José debuta como actriz. La hija de Ana Belén y Víctor Manuel, que es apenas conocida debido al celo con el que sus populares padres han mantenido la intimidad de su familia hasta ahora, dará vida teatral a Beatrice, el personaje joven femenino de la conocidísima historia «El cartero de Pablo Neruda», que primero fue texto teatral del autor Antonio Skármeta, después novela y finalmente película, adaptándose por primera vez a la escena española por el director, productor y autor teatral José Sámano. Una obra que en la actualidad también se representa en Hong-Kong y que será un musical y una ópera en 2009,interpretada por Plácido Domingo.

Marina, veintidós años de dulzura y sensibilidad, conquistará sin duda el corazón de los asistentes al estreno de la obra, el próximo 2 de diciembre, en el teatro Palacio Valdés, de Avilés. De momento, ya ha conquistado el de sus compañeros: Tina Sainz (que interviene en la actualidad también en la serie «Mis adorables vecinos » e interpreta el personaje de su madre),el de Miguel Ángel Muñoz (el cartero que se enamora perdidamente de ella)y hasta el del propio Neruda, al que dará vida José Ángel Egido (Goya al mejor actor por la película «Los lunes al sol»).

El proyecto nace en el dos mil tres —cuenta Sámano —, cuando me llega la obra original; la gran dificultad era encontrar a dos actores jóvenes para hacer la elección de la pareja, hasta que apareció Miguel Ángel Muñoz, un actor magnífico y que en esta obra va a establecer un cambio de imagen sobre todo lo que ha hecho antes. Una vez conseguido el cartero, buscamos a la novia, y Luis San Narciso, director de «casting», me preguntó si conocía a Marina, a la cual conocía desde que nació, pero no se me había ocurrido. Físicamente es perfecta para el papel. Ella es actriz, esas cosas se notan inmediatamente, tiene una ternura especial, lleva el personaje por dentro. Ambos en la obra son como Romeo y Julieta.

A pesar de su juventud, Marina se ha preparado a conciencia, recibiendo durante años clases de interpretación, voz y danza, aunque posiblemente la mejor escuela la ha tenido en su propia familia. Los que la han escuchado cantar dicen que lo hace maravillosamente. Quiere ir poco a poco, por ello ha elegido el teatro, un camino difícil, que es a la vez la gran escuela del actor, y aunque su rostro angelical apenas es conocido, es ya una importante promesa de la escena española: «He estado estudiando —nos cuenta la joven actriz — tres años en el laboratorio de William Layton, en Madrid; mi madre y Tina también han estado con él. Asimismo he estudiado danza con Arnold Taraboreli y canto con Lidia García. Terminé este año y me ofrecieron hacer una prueba para "El cartero..."».

—¿Habías visto la película antes?
No, la vi hace dos semanas y me encantó. Me gustó, pero me pareció rara porque tenía la idea creada de la obra.

Más sobre: