Demi Moore y Ashton Kutcher, confesiones de enamorados en la pista de baile

No es buena cocinera, pero sí disfruta de los buenos manjares, como demostró en la posterior cena, donde degustó los tres platos y postre que se sirvieron, entre los que saboreó una copa de buen vino, hecho que quizá pueda alejar en cierta manera los posibles rumores de embarazo.

Siente orgullo cuando le recuerdan la portada de "Vanity Fair" de agosto de 1991 cuando apareció desnuda estando embarazada de siete meses de su hija Scout LaRue. "Fue algo inesperado para mí. La foto no fue tomada con la intención de ser portada, pero después lo comentamos en familia y tomamos la decisión de aceptar la propuesta de la revista. La respuesta de la gente resultó increíblemente positiva. Fue un honor demostrar lo orgullosa que me sentía con mi embarazo y a mi hija le hace ilusión tener ese recuerdo."

Sólo se le erizó el pelo cuando una compañera le preguntó sobre su matrimonio con un hombre quince años más joven:"Creo que nosotras, las mujeres, determinamos lo que queremos ser y lo que queremos hacer y no debemos permitir que se nos encasille. A través de tus propias acciones puedes cambiar las ideas de la gente."

Quizá esa fuese su intención cuando ambos, eventualmente, hicieron burla de la obsesión del público por su diferencia de edad en el programa de televisión norteamericano Saturday Night Live emitido el pasado mes de marzo. En esa ocasión Kutcher fue anfitrión y durante su monólogo subió a Moore al escenario, caracterizada de anciana que constantemente le trataba como a un bebe.

En la posterior cena de gala, en la que lució un vestido morado de Christian Dior, la actriz mostró el mismo tono frío con la prensa, incluso en el momento de partir la tarta conmemorativa junto a Gabino Diego, el presidente honorario de Freixenet, José Ferrer y su esposa Gloria.

Todo hacía presagiar que el resto de la noche no depararía sorpresas, pero en el momento del baile surgió la magia. José Ferrer Sacó a la pista a Demi mientras que Ashton hacía lo propio con Gloria Ferrer y Gabino Diego con Karin Leiz. De repente hubo un intercambio de parejas, Demi se lanzó a los brazos de su marido y bajo los acordes del "Cheek to Cheek" de Irvin Berlin demostraron dos cosas a los atónitos presentes, que bailan de maravilla y que están enamorados y no lo pueden disimular. A partir de ese momento todo fueron sonrisas, miradas cómplices y absoluta compenetración. De repente pareció que todos los que estábamos a su alrededor habíamos desaparecido.

El baile continuo para ellos, pero no en el Ritz, ya que se desplazaron a un local de moda berlinés, Harry’s, donde estuvieron danzando hasta altas horas de la madrugada, pero en esta ocasión como hacer las parejas enamoradas ... a solas.

Más sobre: