Brad Pitt y Angelina Jolie, primera misión humanitaria como pareja

Él le ha inculcado su pasión por las motos y la arquitectura, y ella le ha correspondido despertando su interés por la aviación y la ayuda a los más desfavorecidos. Brad Pitt y Angelina Jolie han viajado juntos por primera vez a una misión humanitaria, algo que la actriz hace con frecuencia como Embajadora de Buena Voluntad del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) de Naciones Unidas.

La pareja llegó a Pakistán el pasado jueves procedente de Ginebra para visitar la zona devastada por el terremoto que asoló el país el 8 de octubre, aunque de momento, y siguiendo con su norma de que les fotografíen lo menos posible juntos, se están haciendo de rogar. Porque juntos acudieron el mismo día de su llegada un campamento de supervivientes de la catástrofe en Balakot, una visita que sin embargo no fue anunciada a los medios de comunicación, aunque Angelina compareció horas más tarde en Islamabad junto al Alto Comisionado de refugiados, Antonio Guterres, para llamar la atención sobre la necesidad urgente de ayuda a los damnificados. "Podría ocurrir otro desastre muy pronto. Ha habido muchos compromisos de dinero que podrían llegar en los próximos años, pero este invierno va a llegar en las próximas semanas", señaló la actriz, ya con pasaporte camboyano, quien según apuntan muchos, está deseando adoptar un tercer hijo.

Lo cierto es que Brad Pitt ejerce ya como padre para Maddox y Zahara desde que Angelina se mudó de Londres (ha vivido en la capital británica los últimos tres años) a Estados Unidos para vivir junto a Brad Pitt en la mansión que el actor tiene en Malibú (recientemente compartieron una jornada familiar en las playas que rodean la casa; mientras Angelina llevaba a su hija de nueve meses en una mochila portabebés, el actor se ocupaba de secar a Maddox con una toalla). La pareja sigue hermética sin hacer ninguna concesión a la relación que les une -se apunta a una posible boda a finales de año- aunque recientemente estuvieron juntos (llegaron por separado) en la apertura del Centro Muhammad Ali de Louisville, (Kentucky) en lo que la prensa estadounidense ha llamado su debut como paraje formal.

Angelina y Brad se hacen de rogar, y siguen exigiendo ciertos documentos a los periodistas comprometiéndose a no hacer preguntas personales cuando asisten a una rueda de prensa, así ocurrirá en Japón, donde según lo previsto llegarán el próximo lunes. De su boca, seguro, no saldrá una palabra, pero quizá sea la ocasión de obtener la segunda imagen de ambos juntos en un acto público.

Más sobre: