Osa Johnson, una aventurera convertida en estrella de Hollywood

Ha nacido una estrella
En noviembre de 1917, la pareja de aventureros llega a las costas de la isla Malekula, donde son recibidos por un grupo de guerreros armados con lanzas. Les tratan con amabilidad y les invitan a conocer a su jefe, Nihapat, que vive en el interior de la tupida jungla. La tentación es muy grande para Martin, pues en los últimos tiempos ningún hombre blanco ha regresado con vida de ahí. Tras caminar por los senderos resbaladizos cargando al hombro sus cámaras y pesado equipo, Osa y Martin se encuentran frente a frente con un hombre de aspecto terrorífico, alto, barbudo y musculoso. Es Nihapat en persona, y tras unos minutos de tenso silencio en los que Martin no deja de filmar, los guerreros comienzan a mostrarse hostiles y tocan enloquecidos sus tambores. La pareja consigue escapar corriendo a través de la selva hasta llegar a la playa donde les auxilia una patrulla británica de vigilancia. Los hombres de Nihapat han estado a punto de asesinarles y ellos han conseguido filmar «apenas unos metros de película que harán temblar al mundo civilizado». La película «Con los caníbales en los Mares del Sur» se convierte el día de su estreno en Broadway en un éxito de taquilla y público.

El triunfo de la voluntad
En lago Paraíso, Osa Johnson, nieta de pioneros del Lejano Oeste, se encontraba más que nunca en su papel. Durante cuatro años vivirán en este santuario natural con los nativos africanos, lejos de la civilización y a la manera de los exploradores del siglo XIX. «Somos rey y reina por voluntad propia. Así nos sentimos en nuestro pequeño principado, en la cima de la montaña picuda, donde duerme nuestro lago», exclamaría satisfecho Martin.

El 12 de enero, la pareja vuela a San Diego en un avión de línea regular para dar una conferencia. El avión no llegará nunca a su destino, pues se estrellará en un extraño accidente del que Osa salió ilesa. La noticia de la trágica muerte del cineasta y explorador Martin Johnson ocupa las portadas de todos los periódicos americanos. Cuando Osa Johnson abandonó el hospital, sus heridas habían cicatrizado, pero tenía el corazón destrozado. La gran «dama de la aventura» cada vez se refugia más en el alcohol y en la soledad de sus recuerdos. Osa se ve obligada a cancelar algunos de sus contratos a causa de la bebida y es internada en un centro psiquiátrico. En enero de 1953 la encontrarán muerta en su cama, víctima de un ataque cardíaco. Tenía cincuenta y nueve años y simplemente no podía vivir sin el hombre que lo había sido todo para ella, incluso el creador de su leyenda.

El DVD de ‘Las nieves del Kilimanjaro’ Esta semana la revista ¡Hola! le da la oportunidad de conocer la vida de Osa Jonhson, una aventurera convertida en estrella de Hollywood, con la película Las nieves del Kilimanjaro, por sólo 5,95 € al presentar el cupón que aparece en la revista.

Más sobre

Regístrate para comentar