Carlos Larrañaga confirma su ruptura: 'Ha sido Sara quien me ha dejado'

Carlos Larrañaga y la periodista Sara Glattstein han roto. Ha sido el propio actor quien confirmaba la noticia, tan sólo dos días después de que apareciera publicado que él la había dejado a ella por su compañera de teatro Ana Escribano. Sin embargo, Larrañaga confirmaba que había sido Sara, quien había roto y no al revés.

—Carlos, ¿desmientes los rumores?
Lo voy a aclarar. Sara me ha dejado, no yo a ella. Ella me ha dejado a mí. Sara ha puesto punto y final a nuestra relación y lo lamento mucho. Con respecto a Ana, no quiero hacer comentarios.

—¿Cómo ha sido?
Ha sido… no quiero hablar de eso… Yo quiero enormemente a Sara y lamento mucho que haya tomado esa decisión. Yo nunca la hubiera tomado, porque la quiero mucho, la respeto mucho y es muy importante en mi vida.

—¿Ha habido terceras personas?
No voy a hablar de eso porque es nuestra vida privada. Como digo, respeto y quiero mucho a Sara.

—¿Habrá una reconciliación?
Dios dirá…
Todo parecía indicar que Carlos había encontrado la estabilidad al lado de Sara, con la que llevaba poco más de un año de feliz relación. El actor y la periodista, de cincuenta y cinco años y madre de cuatro hijos de dos matrimonios anteriores, eran el vivo ejemplo de la felicidad y nada hacía presagiar este final. Como recordaremos, Carlos conoció a Sara después de romper con la que había sido su última mujer, María Teresa Ortiz Bau, con la que se casó el 13 de noviembre de 2000 en un caserón del siglo XVI, situado en la ciudad de Toledo, ante su familia y amigos más allegados. Firmaron la separación en julio pasado.

Cuatro años de ausencia de los escenarios
Carlos Larrañaga ha escogido Valencia y el teatro Olympia para volver a los escenarios tras cuatro años de ausencia. Y lo hace con El hombre de Central Park, una obra de Santiago Moncada que el propio actor produce junto a Enrique Cornejo. "Siempre he tenido fuertes vínculos con Valencia —contaba Carlos—, donde tuve mi primer papel importante en teatro junto a mi madre, María Fernanda Ladrón de Guevara, y donde hace poco viví una de las más fuertes emociones de mi vida cuando mi hermana, Amparo Rivelles, fue investida doctor honoris causa por la Universidad Politécnica".

Más sobre: