Gonzalo Miró, maestro de ceremonias en San Sebastián

Gonzalo Miró y su aventura americana ha comenzado con muchos paréntesis. Cuando apenas han pasado quince días de su periplo neoyorquino, el joven ha vuelto con una agenda menos apretada de lo que hubiera deseado (finalmente, no desfilará en la Pasarela Gaudí, como se había informado en un primer momento). Sin embargo, la cita en la 53 edición del Festival de Cine de San Sebastián parecía ineludible. Acudió y cumplió con su cometido: entregar a María Valverde (La flaqueza del bolchevique) el premio al Rostro más bello del cine español.

De Madrid a San Sebastián
Antes de su cita en San Sebastián Gonzalo Miró se pasó por Madrid. Allí, tal como se esperaba, se encontró con Eugenia Martínez de Irujo, quien acudió al domicilio del joven conduciendo su propio vehículo. Y a los pocos días, ambos volvieron a emprender viaje, una nueva aventura que completara su periplo vacacional... pero en este caso, la obligación era lo primero. Se les pudo ver en el aeropuerto de Barajas. Ella, muy sonriente y relajada, vestida de manera informal (unos vaqueros y una camiseta blanca completaba su sencilla indumentaria); y él, con americana y vaqueros. Ni las distancias físicas ni los rumores continuos (Gonzalo Miró ha sido fotografiado con una joven en Nueva York) han podido con un romance, que se sigue negando a ser tildado de verano.

Más sobre: