Inés Sastre, belleza, elegancia y 'glamour' en el Lido veneciano

La 62 º edición de la Mostra de Venecia abrió sus puertas con el brillo propio de estos acontecimientos. Y es que, la bella modelo y actriz española Inés Sastre se encargó de dar el pistoletazo de salida del famoso festival, y como no podía ser menos, arrancó suspiros de admiración a su paso por la alfombra roja hacia el Palazzo del Cineama.

Más de treinta grados caían sobre la ciudad de los canales cuando se inauguraba la presenta edición de uno de los certámenes cinematográficos más prestigiosos del mundo, que este año ha incluido entre su programa algo no previsto, unas férreas medidas de seguridad antiterroristas. Venecia amanecía ayer blindada y convertida en una de la ciudades más seguras del mundo.

Máquinas detectoras de metales, policías, robots y francotiradores daban la bienvenida a espectadores y estrellas que, a pesar de su condición, no han podido eludir las medidas de seguridad. Un correo electrónico mandado por la organización 48 horas antes del inicio de la Mostra alertaba a acreditados e invitado de que esta edición sería distinta. En él se informaba detalladamente de que las calles adyacentes al palacio del festival no sólo estarían cortadas al tráfico, sino que los acreditas deberían portar un documento, además de su acreditación, que no podrían acceder a ninguna zona con aparatos de audio y vídeo, y que lo bolsos de las mujeres deberían ser de pequeño tamaño. Pero todo esto no empaño la gala de apertura del certamen. El Palazzo del Cinema abrió sus puertas con una novedad espectacular, la presentación de la sala de cine más grande del mundo con 2.400 asientos. El filme que se proyectó fue Seven Words del veterano director hongkonés Tsui Hark. El rostro de Inés Sastre, muy popular en Italia por sus trabajos junto a los realizadores Pupi Avati y Antonioni no fue el único famoso, aunque será a partir de

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más