Jude Law y Sienna Miller, sonrisas y lágrimas

Las lágrimas de Sienna
Pero al día siguiente, en concreto el jueves al mediodía, lo que se pudo ver en las calles de Londres fue totalmente distinto. Jude y Sienna salieron de su casa en , que al parecer volvían a compartir, discutiendo, cogieron el coche en plena pelea y cuando la tensión era casi insostenible, el actor paró el vehículo en el arcén. Minutos más tarde, más calmados reanudaron la marcha, pero tras una parada en una tienda para comprar leche y el periódico, los gritos volvieron a escucharse. Una vez llegaron de nuevo al domicilio, el actor salió del coche dejándola allí. Sienna se bajó entonces del vehículo en un mar de lágrimas.

Tras la pelea cenaron juntos
Este incidente ha sido interpretado por la prensa británica como la ruptura total de la pareja por la incapacidad de Sienna de perdonar a su novio a pesar de haberlo intentado. Y podría estar en cierto, de no haber sido porque esa misma noche, y tras finalizar la representación de teatro en la que trabaja Sienna, ambos cenaron juntos en un restaurante. Así que, tal y como están las cosas, no hay por el momento un capítulo final, ni nada parece estar decidido.

En los últimos días, la cosa sigue igual. Cuando la prensa volvía a hablar de reconciliación, Sienna fue fotografiada con una extraños arañazos en los brazos, así que otra vez la ruptura definitiva planea en el horizonte.

Pero si la actitud de Sienna ha parecido siempre la de querer la reconciliación y perdonar, quien no parece estar muy de acuerdo es su madre, Josephine, quien tras conocer la noticia de la infidelidad, se despachó a gusto con los medios de comunicación: "Ha decepcionado a toda la familia, nos sentimos muy traicionados por él. Lo que ha hecho es muy desagradable y quedamos realmente consternados cuando lo descubrimos. Ha emitido un comunicado en el que lo reconoce todo, lo cual ya es algo a su favor. No obstante, me resulta difícil perdonarle por lo que ha hecho".

Más sobre: