Jennifer Aniston y Angelina Jolie, tras el divorcio de la actriz de 'Friends' y Brad Pitt

Un día después de hacerse pública la noticia de que su matrimonio con Brad Pitt fue disuelto por un juez de Los Ángeles el pasado viernes 19 de agosto (aunque el divorcio no será oficial hasta el 2 de octubre por las leyes que rigen el estado de California), Jennifer Aniston continuaba su vida con normalidad, aunque visiblemente más feliz de lo que se la ha visto en los últimos meses.

La actriz fue fotografiada durante el rodaje de La ruptura (paradójico título) en Chicago muy sonriente, quizá porque la pesadilla ha terminado y el divorcio supondrá el punto y final de una etapa y el inicio de otra, o puede que en su estado de ánimo influya su cada vez más sólida amistad con Vince Vaughn, coprotagonista del filme, con quien ha sido vista en un parque primero, y a la salida de un restaurante japonés en otra ocasión.

Angelina y Brad Pitt pasaron el fin de semana en Canadá
A mil trescientos kilómetros de allí, Angelina Jolie se mostraba también radiante, vestida a los años cincuenta, en el set de rodaje de The Good Shepherd en Nueva York. Al parecer, la actriz y Brad Pitt, que siguen sin confirmar su romance (aunque George Clooney, gran amigo del actor declaró recientemente que "están hechos el uno para el otro" y el padre de Angelina, Jon Voight, ha dado el visto bueno aunque no se hable con su hija "Es un tipo agradable y seguro que tendrá cuidado de ella. Espero que sean muy felices) celebraron la noticia del divorcio el pasado fin de semana en Canadá, donde él comenzará dentro de unos días el rodaje de The Assassination of Jesse James.

Acompañados por Maddox visitaron en privado un museo dedicado a los dinosaurios , el Royal Tyrrell Museum de Drumheller (Alberta). Según la portavoz de dicho museo, la pareja no quiso ningún tratamiento especial: llegaron sobre la siete de la tarde y durante una hora visitaron las instalaciones. El único altercado se produjo a la salida, había tanta gente arremolinada, que los responsables tuvieron que buscarles una ‘vía de escape’ alternativa.

Más sobre: