Penelópe Cruz, aires españoles para el fin de fiesta en la Riviera Francesa

Espléndida. Así apareció Penélope Cruz en la ceremonia de clausura de la 58ª edición del Festival de Cannes en la que además se proyecto fuera de concurso la película Chromophobia que la actriz rodó hace unos meses a las órdenes de Martha Phiennes junto a Kristine Scott Thomas.

Chromophobia es un drama ácido ambientado en Londres, con siete personajes que atraviesan sus peores momentos hasta que, de una u otra manera, redescubran el amor. Penélope Cruz da vida a una prostituta con un hijo cuya relación con un noble británico desencadena un escándalo periodístico. "Es verdad que últimamente me muero en casi todas mis películas, pero creo que esto prolonga la vida», afirmó ante la prensa. "Cuando elijo un papel, lo que me importa es que aporte algo nuevo, sea cual sea el género. No planifico mi carrera en función de los dramas o las comedias que hago. Para mí un personaje me tiene que dar la impresión de estar viva, tanto como mujer que como actriz", añadió. Sobre su esperado reencuentro con Pedro Almodóvar, en 'Volver', junto a Carmen Maura, Lola Dueñas, Blanca Portillo y Chus Lampreave, declaró que no esta autorizada "a decir mucho sobre la película. Comenzamos a rodar en julio en Madrid y mi personaje tiene risas y lágrimas. Y aquí no se muere".

Horas antes de la ceremonia de clausura, Penélope se paseó por La Croisette, tomó fotos a los periodistas con su cámara digital y posó con la directora y sus compañeros de reparto. Llamó la atención el look la actriz, que lució media melena (escogió, para la conferencia de prensa, unos pendientes en forma de gota con diamantes talla esmeralda, un brazalete « 1900 » compuesto por diamantes talla esmeralda y un anillo con un excepcional diamante talla esmeralda de Chopard) a pesar de que tiene el cabello largo tal y como se constató por la noche cuando apareció radiante con un vestido de vivos colores y una imagen de marcado aire español, al estilo del que lucía en La niña de tus ojos de Fernando Trueba cuando Penélope encandiló al público poco antes de marcharse a la conquista de Estados Unidos.

Penélope, que le entregó el premio al mejor actor a Tommy Lee Jones, lucía además unos pendientes largos con diamantes y dos rubíes talla oval, un brazalete con diamantes y rubíes y un anillo de "rubellite" y diamantes, todo de Chopard, firma patrocinadora del festival. Al broche de oro del certamen no faltaron Salma Hayek, miembro del jurado, que llevó unos pendientes colgantes de oro amarillo con diamantes y rubíes. Por su parte Hillary Swank, presentadora de la Palma de Oro,(que recibieron los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne por L’enfant) y ganadora del Oscar a la Mejor Actriz 2005, escogió un magnífico collar con 3 filas de diamantes de tallas distintas, un brazalete a juego, un "sautoir" con diamantes blancos y un anillo con diamantes.

En otro orden de cosas se ha sabido que Benicio del Toro tuvo que rescatar a Penélope Cruz y a su madre, Encarna, de un ascensor en Cannes. Al parecer, la actriz mantuvo la calma pero su madre, que padece claustrofobia, lo pasó muy mal. El puertorriqueño se las arregló para sacar a ambas, que habían quedado atrapadas entre dos plantas. Como un caballero, Benicio aseguró que había hecho lo que cualquier hombre en su misma situación.

Más sobre: