Penélope Cruz y Paz Vega, dos mujeres y un destino... Hollywood

Nuestras actrices más internacionales compartieron una velada solidaria con las grandes estrellas de Hollywood en el corazón mismo de la Costa Azul

Sharon Stone y Liza Minnelli fueron el alma mater de la noche, ya que ambas habían asumido, meses antes, pertenecer a la ejecutiva de amfAR, una ONG que trabaja para recaudar fondos dirigidos a la investigación contra el sida. Una cena en el prestigioso Le Moulin de Mougins, junto con una subasta, fue capaz de reunir a la flor y nata de Hollywood durante un paréntesis en la 58 edición del festival de Cannes, tal como informamos en páginas anteriores. No faltó nadie. John Galliano y Benicio del Toro, entre otros, se vieron acompañados de algunas de las mujeres más bellas del momento: Milla Jovovich, Jessica Alba, Penélope Cruz y Paz Vega (por citar a unas pocas) también estuvieron allí. Roman Polanski se codeó Liza Minnelli. Salma Hayek, como viene siendo la tónica en este Festival, con Javier Bardem. Y Sharon Stone volvió a sorprender, en tonos claros, en rubio eterno, con unos cuarenta y siete años muy bien llevados.

España muy bien representada
Penélope Cruz se lanzó a las Américas y conquistó no sólo al público, sino el corazón de uno de los actores más deseados del mundo del celuloide. Aunque ese amor se rompió y surgieron otros nuevos (él con Katie Holmes, ella con Matthew McConaughey), Penélope Cruz ha sabido defenderse con discreción de las indiscreciones de la Meca del Cine. Que han sido muchas. Por su parte, Paz Vega voló a los Estados Unidos con su marido, el venezolano Oscar Salazar, y grabó Spanglish, junto a Adam Sandler. Las críticas han sido buenas y, de hecho, se ha notado que Penélope Cruz desbrozó previamente el camino para cualquier otra actriz española que quisiera probar las mieles del éxito allende los mares. Además, los críticos ya han observado las semejanzas, no sólo físicas también anímicas, entre Penélope y Paz. Ambas desprenden energía positiva, ambas trabajan duro por cumplir su sueño. El de ser actrices reconocidas en las calles de cualquier ciudad del mundo. Por su trabajo. En Cannes, este año, ambas bellas, ambas con duende en la mirada, han dado un paso adelante.

Más sobre: