Michael Douglas: ¿ha pasado por el quirófano?

O Michael Douglas y David Bowie se han convertido en los nuevos Dorian Gray o la exigencia estética de sus respectivas profesiones les han llevado a las mágicas manos de unos expertos bisturís. Ése, asegura la prensa internacional estos días, es el caso del marido de Catherine Zeta-Jones, quien a sus 60 años, 25 más que su bella esposa, apareció recientemente en los premios Globan Green Usa Millenium con un aspecto tan juvenil que muchos se quedaron boquiabiertos.

Las comparaciones no se han hecho esperar, y como es visible en las imágenes que aquí ofrecemos, nada tiene que ver el rostro de la imagen de la izquierda con la que está sobre éstas líneas en la que, a pesar de haberse realizado un año antes, aparece más avejentado. A inspirar rumores y especulaciones sobre la posibilidad de un paso por el quirófano de Michael Douglas han servido también unas fotografías realizadas el mes pasado durante las vacaciones que pasó junto a su familia en Barbados en las que tenía vendas en los ojos y se apreciaban unas heridas cerca de sus oídos. De ser cierto, no es la primera vez que la estrella de Wall Street apela a la magia de la cirugía estética, ya que al parecer la última vez que se sometió a ella fue en 1999 justo antes de su boda con Catherine Zeta Jones (se casaron en el año 2000 en el hotel Plaza de Nueva York).

Tampoco deja de sorprender la imagen del incombustible y camaleónico David Bowie, quien a sus 57 años, capaz como nadie de reinventarse a sí mismo, está cada día más joven, al igual que le pasa su mujer, la espectacular modelo Imán, de quien nadie diría que ya ha cumplido los 49. La pareja asistió en días pasados al espectáculo teatral The Pillowman en Nueva York, en lo que fue un nostálgico contacto del cantante con sus recuerdos de Broadway cuando protagonizó sobre las tablas más famosas del mundo El hombre elefante en 1980. "Es bonito regresar", afirmó a su llegada. Han pasado 25 años, pero lustros aún distancian una imagen de la otra, fechada en 1966 cuando, con rostro aniñado, comenzaba a despuntar como una estrella.

David Bowie perteneció a esa nueva generación de rockeros de los 70 que complementaban su música con una puesta en escena y una estética muy particular, al igual que Iggy Pop y The Stooges -en Estados Unidos- o Marc Bolan y T-Rex -en Inglaterra-. Hoy en día, aún quedan las huellas de ese polifacético pasado.

Más sobre: