Nicole Kidman y Claudia Schiffer llenan de 'glamour' el festival de Tribeca

El festival de cine de Tribeca ha atraído, desde su inauguración el pasado martes 19, a un buen número de estrellas de la gran pantalla. La pasarela de la elegancia comenzó con Nicole Kidman, cuya última película La intérprete fue la encargada de abrir el festival. Una cinta de acción que ha recibido una muy buena acogida por parte del público y en la que Nicole comparte protagonismo con Sean Penn.

La australiana volvió a demostrar su exquisito gusto en la fiesta organizada por la revista Vanity Fair, en la que lució un modelo con un atrevido escote que dejaba la espalda descubierta y cuyo borde estaba recorrido por cristales plateados. La protagonista de Moulin Rouge, que estaba espléndida, compartió la velada con otras bellezas como la modelo Claudia Schiffer, que eligió para la ocasión un sencillo vestido también negro combinado con una chaqueta en color dorado. Otro icono de la moda, Iman, esposa de David Bowie, llegó del brazo de su marido con un modelo blanco, con vuelo en la falda y bordados negros, que demostraba que por ella no pasan los años.

Wesley Snipes, Kelly Linch y Alan Cumming fueron otros de los actores que se acercaron a la cita organizada por la publicación. Pero, sin duda, uno de los momentos más divertidos de la noche lo protagonizó el simpático Robin Williams. Bromista dentro y fuera de la pantalla, se entretuvo en la entrada del local hablando con la prensa e incluso se hizo una fotografía con los reporteros que tantas veces le han retratado a él.

El festival de Tribeca cumple este año su tercera edición y se ha convertido ya en el mayor de la ciudad, con 158 largometrajes. Este año destacan películas como 2046, de Wong Kar-Wai; Tickets, de Ermano Olmi y Kean Loach y el documental The power of nightmares. Se incluyen además en esta edición una docena de largometrajes latinoamericanos y españoles como Noticias lejanas, del mexicano Ricardo Benet, y el documental El cielo gira de la española Mercedes Álvarez.
En parte el éxito de este certamen se debe al trabajo de sus creadores, el actor Robert de Niro y la productora Jane Rosenthal, que quisieron relanzar con el certamen la zona del bajo Manhattan tras los atentados del 11-S.

Más sobre: