Russell Crowe bautizó a su hijo en la capilla que construyó para su boda en su rancho

Duro en la pantalla, pero un tierno padre, marido entregado y hombre sentimental en la vida real. Russell Crowe bautizó a su hijo Charles, de 16 meses, en una ceremonia íntima y privada. Y lo hizo en una fecha y en un lugar muy señalados para él: eligió el 7 de abril, día de su 41 cumpleaños, y la capilla privada de su rancho en Nana Glen, localidad situada cerca de Coff’s Harbour (Nueva Gales del Sur), a 500 kilómetros al norte de Sydney, el mismo lugar donde exactamente dos años antes (en su 39 aniversario) el actor dio el sí quiero a la cantante Danielle Spencer.

Russell Crowe se gastó aproximadamente 225 mil euros para reformar el pequeño templo de su propiedad con el fin de que se convirtiera en el marco idóneo para su enlace. En él destacan el suelo de mosaico Romano con un dibujo de dos peces, y los símbolos de las creencias y religiones de todas partes del mundo, cristianos, celtas, budistas, hinduistas, judías, maoríes, del Islam, e incluso una cruz de Odin.

Russell Crowe y Danielle Spencer se conocieron hace catorce años en el rodaje de The Crossing y manteniendo desde entonces una relación amorosa con algunos intervalos (en uno de estos el actor vivió un breve romance con Meg Ryan) que finalmente acabó en boda el 7 de abril de 2003. En diciembre del mismo año llegó al mundo, Charles el primer, y por el momento único, hijo de la pareja. A él le ha dedicado el actor el primer sencillo ('Reawyn'') de su disco debut en solitario que, bajo el título "My Hand, My Heart" saldrá a al venta el próximo agosto después de la disolución de su grupo musical, 30 Odd Foot of Grunts. "Es sin duda, el álbum mas satisfactorio que he hecho", ha afirmado Russell, "es suave, gentil, expresivo, pensado y roza varios aspectos de mi vida como mi bella esposa, relaciones pasadas, mi hijo, gente que conozco, tragedia familiar...".

Más sobre: