Penélope Cruz en Madrid: 'El rumor de la boda aparece cada semana, pero no es verdad'

Y las escenas las rodó ella misma, sin trampa ni cartón: "Yo pensaba que todos los actores mentían en las películas de acción, que no lo hacían ellos, pero el director quiso que lo hiciéramos todo nosotros. El primer día me dijo ese es tu camello, sube un poquito cada día y en unas cuantas semanas necesito que galopes a cuarenta kilómetros por hora al lado de un tren en marcha tuve pesadillas. Nunca le he dicho a un director que no a nada, por miedo. Fui a mi hotel y pensé: "A ver como salgo de esta. Me subí al camello, un animal gigantesco, con un casco, empecé a gritar, porque pensé que sería igual que un caballo, pero no tenía nada que ver. La verdad es que tuve bastante miedo a esa escena. Pero al final me gustó tanto que pasaba todo el día por el desierto cabalgando". "Esta historia no es así totalmente", apuntilla Matthew entre risas: "Practicamos en camello durante tres o cuatro semanas. El primer día le dijeron vete despacio para dar una vuelta. Penélope salió disparada. Iba como a veinte metros por delante y no había quien la parara. Se fue tan lejos que no la podíamos alcanzar".

Y tuvo tiempo también nuestra actriz más internacional de apreciar la vida nómada: "Me encantó, porque desconecté de verdad, más que nada porque allí los móviles no funcionan". Y mientras Matthew pasó las noches en una tienda de campaña y contemplando el cielo estrellado, Penélope se marchaba a su tráiler:"porque yo pasaba de dormir fuera, con todas esas serpientes por ahí...".
Dentro de dos semanas, Penélope vendrá de nuevo a España "para ponerme en manos de Almodóvar. El guión que vamos a rodar es un tesoro. No puedo contar nada, Pedro no me deja. Ya lo explicará él. Rodaremos en Madrid y en La Mancha".

Más sobre: