Nicole Kidman vuelve a casa como ‘intérprete’ de las Naciones Unidas

Nicole Kidman ha vuelto a casa, Sidney, para presentar su última película, La intérprete.
La actriz, que pasa, en Australia, unas cortas vacaciones con Steve Bing -ex de Liz Hurley y padre de su hijo según las pruebas de ADN realizadas- acudió a la presentación de su nuevo trabajo completamente sola: sin novio y sin compañeros de reparto.
Pletórica y arropada, en todo momento, por sus fans, Nicole Kidman (1967) llegó con el halo de una estrella a la Sydney Opera House -como las grandes divas de Hollywood del siglo pasado- y consiguió en una instante que nadie echara de menos ni a Sydney Pollack, el director del filme; ni a su compañero de reparto, Sean Penn.

Llega a España a mediados de mes
La intérprete, un thriller de conspiraciones políticas, suspense y fuertes emociones cuenta la historia de una traductora, Kidman, de las Naciones Unidas nacida en África que se ve envuelta en una intriga policial -ha descubierto un complot para asesinar a un alto mandatario africano durante la Asamblea general- en la que interviene el FBI y en la que, Sean Penn será el agente federal encargado de protegerla, cuando los asesinos la convierten, también, en objetivo.

La película, que se estrenará en España a mediados de este mismo mes, se distingue, además, porque es la primera vez que la ONU permite rodar escenas cinematográficas en el interior de su sede -ni siquiera Alfred Hitchcock consiguió el permiso para Con la muerte en los talones- ubicada en el corazón de Manhattan. De hecho, si Sidney Pollack pudo rodar dentro de los muros del edificio fue gracias a la mediación del secretario general de la organización, Kofi Annan.

Más sobre: