Entrevista con Matthew McConaughey:'Vivo y respiro para Penélope'

¿Forma usted parte del tipo de hombres... que se casan? ¿Ha estado a punto de hacerlo alguna vez?
—Sin duda, el matrimonio es algo en lo que he pensado y una cosa que deseo cuando llegue el momento. ¿Que si he estado cerca de casarme? No lo sé. Realmente, no he organizado todo ese asunto del matrimonio. Quiero decir que he oído que uno puede levantarse una mañana y de repente sucede. Pero eso a mí todavía no me ha sucedido. Y no es algo que esté buscando denodadamente..., pero es algo con lo que sueño. Veo esa imagen en el futuro: veo una familia, veo niños y veo una compañera. ¿La he encontrado ya? Quizá. ¿Es ya el momento adecuado? ¡No! Pero cuando llegue el momento, si llega, en que encuentre a la mujer con quien pueda establecerme, será maravilloso y lo abrazaré incondicionalmente.
En relación a Sahara, Matthew explicó que en el rodaje no todo fue, ni mucho menos, diversión y juegos:
—Hubo unas doscientas personas que enfermaron o resultaron heridas. Fue todo muy duro. Más duro de lo que he visto en los anteriores once años que llevo haciendo cine. Hubo gente que recibió picaduras de escorpiones, personas que sufrieron fuertes bajones de tensión...

Y en otra entrevista...
En otra entrevista concedida con motivo del estreno de Sahara, Matthew McConaughey también habló de Penélope. Y dijo:
—Me parece encantadora. Es como si todo fuera nuevo, aunque yo ya lo haya vivido más veces. Hay en ella una inocencia y una frescura que me parecen cautivadoras.
Después contó cómo se siente cuando está enamorado:
—Vives y respiras a esa persona. Sabes que lo mejor sería estar con ella las veinticuatro horas del día... siete días a la semana. No puedes dormir porque estás impaciente por levantarte e ir a verla; no puedes dormir porque, si la tienes a tu lado, quieres verla más tiempo.
Finalmente, a la pregunta sobre los rumores de boda, comentó:
—Todavía no. Ahora mismo no llevo ningún anillo. Pero la vida nos va bien, estamos muy bien.

Más sobre: