Según confirmó él mismo en una entrevista publicada en la edición australiana de la revista GQ parte de la cual fue reproducida por el rotativo Daily Telegraph, Russell Crowe fue advertido por los agentes del FBI de que era blanco del terrorismo internacional meses antes de que el 25 de marzo de 2001 recibiera el Oscar por su trabajo en "Gladiator". "Esa fue la primera vez que oí hablar de Al Qaeda", señala el actor en la citada entrevista y añade que el objetivo de la organización era secuestrarle en una trama que pretendía "una desestabilización cultural acabando con varios iconos estadounidenses", algo que para él no deja de resultar irónico ya que es de origen neocelandés y tiene nacionalidad australiana. La amenaza fue tomada completamente en serio por la policía federal americana, que desde ese momento le ha protegido de forma continuada.

De hecho, la vigilancia se prolongó durante los rodajes de "Prueba de vida" (el estreno mundial del filme en Londres fue también estrechamente vigilada por las fuerzas del orden para evitar cualquier incidente, "Una mente maravillosa" y "Master and Commander", así como durante la gala de entrega de los Globo de Oro, donde los agentes no le dejaron sólo ni un segundo, según afirma el periódico antes mencionado. La estrella se vio incluso obligada a contratar los servicios de varios guardaespaldas privados para garantizar su seguridad. Ésta fue de hecho la prioridad en su boda con Danielle Spencer en abril de 2003 en su rancho de Nana Glen, al norte de Sydney. A la celebración acudió un reducido número de invitados y el acto contó con férreas medidas de seguridad, lo que en aquel momento, sin que hubieran trascendido las causas reales, fue interpretado por la prensa como el deseo de la pareja de preservar su intimidad.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más