Amenábar vuelve a triunfar en los Fotogramas de Plata después de recibir el Oscar

En un brillante acto presentado por la actriz Anabel Alonso tuvo lugar la ceremonia de entrega de los premios Fotogramas de Plata que, cada año desde hace cincuenta y cinco, reconocen el trabajo de los actores de teatro, cine y televisión. Son estos unos galardones de espíritu popular ya que los propios lectores de la revista "Fotogramas" deciden a través de sus votos quiénes serán los galardonados. Una semana después de haber logrado el Oscar, Alejandro Amenábar volvió a triunfar al ser elegida "Mar Adentro" la mejor película española del año (en este caso, al igual que la elección a la mejor película extranjera, que fue para Lost in translation de Sofía Coppola, corresponde a un jurado compuesto por treinta y nueve críticos cinematográficos). El director, que estuvo acompañado por gran parte del equipo del filme, recibió el premio de manos de Eduardo Noriega, candidato a mejor actor por "El lobo". Dos viejos amigos que se reencontraban sobre el escenario, ya que juntos trabajaron en la ópera prima del director, "Tesis" y Amenábar volvió a contar con Noriega para su segunda película, "Abre los ojos".

El cineasta, de treinta y dos años, que este año ha cosechado entre otros muchos reconocimientos, catorce premios Goya, recordó la primera vez que acudió a los Fotogramas: "Me premiaron por Tesis y en un acto de valentía me acerqué a Javier Bardem y le dije que algún día me encantaría trabajar con él. Diez años después, aquí estamos". El mismo Javier Bardem recogió el sexto Fotogramas de Plata de su carrera por su interpretación de Ramón Sampedro (suma este a los conseguidos en 1993 por "Huevos de Oor", en 1995 por "Boca a boca", en 1997 por "Perdita Durango" y "Carne Trémula", en 2000 por "Segunda piel" y en 2003 por "Los lunes al sol"). "¡Mira que no recordar que Alejandro Amenábar se me acercó hace unos años a decirme que quería trabajar conmigo! Fuera de bromas, sigo sin creerme que sea merecedor de tantos premios porque depende de tantas cosas...del director, del guión, de los actores que te acompañan, del iluminador, del maquillador etc, que al final a uno sólo le queda recitar el texto y siempre con el miedo de no estar a la altura de aquellos a los que he nombrado".

Minutos antes recibía el premio a la mejor actriz su compañera de reparto, Belén Rueda, que lucía un traje verde de Prada. Con un debut en el cine de lo más afortunado, Belén agradeció el galardón a Alejandro Amenábar "porque el día que me dieron el Goya, con los nervios se me olvidó decírselo y es la persona más importante, así que gracias por haberme dado la oportunidad.

Trabajar en una película como esta ha sido un placer, y un personaje como este te hace sentir cosas que no quieres recordar pero que al final forman parte de la vida".

Más sobre

Regístrate para comentar