Míriam Díaz Aroca será madre por segunda vez en junio

Es un torbellino de energía positiva, de verborrea imparable (a velocidad de crucero), cuyo discurso destila buen rollito y mejor humor. Es una idealista con espíritu de Peter Pan y una trabajadora incansable, cuyo diccionario existencial no incluye las palabras imposible ni nunca jamás. Embarazada de seis meses y a punto de cumplir su primer aniversario de boda con Wichi Stuart (hermano de la popular presentadora Belinda Washington), es, sobre todo, una mujer enamorada y feliz.

—Será niña y se llamará María.
—Sí, es un nombre corto, poderoso, con contenido, con mucha historia. Mi abuela se llamaba María y, casualmente, bueno,mejor dicho, coincidiendo, porque yo las casualidades no me las creo, la abuela de mi marido también se llamaba María, mi nombre es María en hebreo, y además me encantaba.

—A Wichi, tu marido, también se le ve entusiasmado.
—Con esa expectación contenida que le caracteriza, y con una ilusión tremenda, va a estar a mi lado en todo momento, también en el quirófano. No ha habido ni que convencerlo, ha salido de él.

—Y tu hijo, Pedro, ¿cómo lleva tener una hermanita?
—Está cariñoso, cuidadoso con su mami; me protege, me toca la barriguita, habla con su hermanita...Está encantado.

—Vosotros seguís como en la luna de miel.
—Seguimos como en una luna de miel, y las lunas están llenas, menguantes, nuevas o crecientes. Llena es preciosa,y nueva es oscura. Esto no es un cuento de hadas, aunque sí tiene sus pinceladas, y también tiene sus momentos difíciles. Afortunadamente, porque es la única forma de crecer.

—Ahora cumplís vuestro primer aniversario de boda.¿Qué balance haces?
—De intensidad, novedad, cambios, reajustes...Es como una aventura llena de cosas nuevas en la que en ningún momento ha habido ningún bajón. Ha sido una etapa de consolidación.

—¿Cómo supiste que era la persona de tu vida?
—Simplemente se sabe, pero es una apuesta de todos los días. Si nos encontramos con la sorpresa de que es para siempre, pues genial; pero partir con el ideal de que es para toda la vida puede ser un agobio. Las limi taciones no nos gustan. Creo que él es el hombre de mi vida...en este momento y yo soy la mujer de su vida... ahora.

—El embarazo te está sentando de maravilla.
—La niña es la que se está portando conmigo de maravilla.

—¿Te sientes seductora incluso con la barriguita?
—Me siento muy «sexy ». No es un obstáculo para seguir viéndome atractiva y seductora.

—Con todo tan bien,no me extrañaría que te decantaras por tener alguno más.
—Mi pensamiento está en el ahora, y ahí es donde estoy.

—¿Qué harás cuando tengas el bebé? ¿Seguirás trabajando?
—Son compatibles. Seguiré trabajando hasta junio, que coincide con el final de la temporada de la serie «Mis adorables vecinos». El primer mes estaré pegada a la pequeña y luego, como hice con Pedro, vendrá conmigo a los platós y todo el día de arriba para abajo.

—Trabajarás, entonces, hasta el último día del embarazo.
—Hasta la primera contracción.

Más sobre: