Hilary Swank, una actriz con gancho

¿Cuánto duró el entrenamiento?
Exactamente tres meses, excluyendo el comienzo del rodaje, durante el cual seguí entrenando. Durante ese tiempo necesitaba dormir nueve horas mínimo, porque los músculos tienen que descansar para crecer, u ocurre el efecto contrario, que pierdes peso. Dormía nueve horas al día, pero me tenía que despertar en plena noche para beberme el batido de proteínas porque no podía pasarme tanto tiempo sin comer.

¿Y qué tal ahora?
Bien, por decir algo. Lo cierto es que he perdido casi todo el peso, ya no hago pesas. Me encanta hacer ejercicio, siempre he sido muy atlética. Pero no pienso volver a hacer pesas, ni a beber claras de huevo ni aceite de semillas de lino, ni a despertarme en mitad de la noche para tomarme un batido de proteínas.

¿Ha entrenado tu marido contigo?
Él me hacía de sparring de vez en cuando. Le di un par de buenos golpes y no daba crédito. Se quedó como ¿Qué ha sido eso?" y yo le respondí, "Pues ya sabes, y ten cuidado, que pueden caerte más".

¿A qué cosas te enfrentas con más entusiasmo?
No quiero sonar como la típica optimista, pero creo que a todo. Para mí la vida es como una aventura y me encanta enfrentarme a cada nuevo día, y a los retos que trae. Conocer gente, viajar, ver otras culturas. Creo que ahora mismo soy muy feliz y estoy satisfecha con mi vida. Pero me gustan los retos, me gusta aprender.

¿La maternidad?
Sí, creo que ahora que tengo 30, los cumplí hace un par de meses, creo que va a ser en mis 30. Con veinte no estaba preparada, pero ahora me doy cuenta de que será más pronto que tarde.

¿Fue un momento crucial cumplir 30?
No. Sentí que me convertía en adulta con veintitantos. Hubo un momento en el que pensaba "Vale, me he mudado a Nueva York". Me sentí como si me hubiera criado allí, porque fue allí donde maduré, cuando empecé a sentirme cómoda conmigo misma. Pero me encantó cumplir 30. Me encanta haber dejado la década de los veinte atrás.

¿Es ésta la cúspide de tu vida?
Creo que la vida tiene varios puntos culminantes. No quiero decir con eso que lo mejor esté por venir, porque creo que sería injusto con las experiencias que ya he tenido. Pero quiero pensar que voy a seguir aprendiendo y aceptando retos, y con una familia tendré nuevas experiencias.

Más sobre: