Así cenarán las estrellas la noche de los Oscar

Hollywood prepara con entusiasmo su gran noche del cine. El teatro Kodak se engalana, las calles se visten de fiesta para recibir a las más rutilantes estrellas de la gran pantalla, y el gran salón en el que se celebra el tradicional Baile del Gobernador brilla ya con todo esplendor mientras en sus cocinas el prestigioso chef Wolfang Puck elabora los exquisitos platos que se servirán el próximo 27 de febrero. El tradicional almuerzo con el que la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood agasaja a los nominados a los Oscar días antes de que se celebre la entrega de premios no es sino el ensayo general de la fastuosa cena que tiene lugar una vez finalizada la ceremonia y que supone la primera parada de todos los invitados antes de repartirse por las numerosas fiestas que se organizan esa noche en la meca del cine.

Decoración inspirada en un selecto club de los años dorados de Hollywood
Como viene siendo habitual en los últimos años, será el prestigioso chef Wolfang Puck -es la undécima ocasión en la que se encarga - del famoso restaurante Spago, quien pondrá sus fogones al servicio de los asistentes con deliciosas creaciones que harán las delicias de los más exigentes paladares. Ganadores, nominados, presentadores y el resto e invitados, hasta un total de 1.600 aproximadamente, revivirán el lujo y el glamour de los años dorados de Hollywood gracias a una decoración inspirada en un club de aquella época. Los arreglos de las mesas del teatro Kodak, en el complejo de Hollywood & Highland, utilizarán tonos caqui, siena, cobre y ladrillo, con acentos de jade en las flores y tonos dorados de ámbar en las lámparas de las mesas. "Hemos querido ofrecer la sensación lujosa y diferente de un superclub", explica Cheryl Cecchetto de Sequoia Productions, la compañía que produce el evento. Cecchetto es la responsable de todos los detalles, desde la decoración, a las luces, el sonido, los espectáculos o la selección de personal.

El menú se ha seleccionado buscando la variedad con una combinación de los platos más tradicionales de Wolfang Puck con nuevas creaciones. Puck, que tiene una década de experiencia en estas lides, afirma: "Sabemos qué funciona y qué no funciona. La comida tiene que ser memorable, deliciosa y atractiva a la vista". El chef no escatima recursos para ello y en la noche de los Oscar no se preocupa por temas como los alimentos saludables o las dietas. "Pero yo creo que hay que comer con moderación". "Servimos los mejores platos posibles. Este año hemos comprado 12 kilos de trufas negras y 10 kilos de caviar iraní Ostreta".

Más sobre: