Brad Pitt y Jennifer Aniston, romántico encuentro tras su separación

Aún no ha pasado un mes desde el anuncio de su ruptura, y ya corren ríos de tinta sobre su posible reconciliación. Brad Pitt y Jennifer Aniston dejaron claro en el comunicado remitido a la revista People que ninguna de las especulaciones que se venían apuntando como motivo de su crisis matrimonial era cierta y que entre ellos quedaba un profunda amistad. Tanto es así que, por el momento, han decidido seguir siendo socios de la productora que tienen en común Plan B, con varios proyectos cinematográficos en marcha. Precisamente el respeto y el cariño que queda entre ellos después de cinco años de matrimonio y dos de noviazgo ha permitido que la pareja compartiera mesa en un conocido restaurante de Los Ángeles. Sólo, que a tenor de las declaraciones de los comensales que les vieron, más que una reunión de socios, fue una romántica cita de una pareja que podría estar pensando en darse una nueva oportunidad.

La reunión se produjo el pasado martes en L’Orangerie, situado en West Hllywood, según el rotativo Daily Mirror y en su reencuentro ambos llevaban puestos sus respectivas alianzas de casados. A la luz de las velas, no se soltaron las manos, dicen, ni dejaron de regalarse intensas miradas. "Brad y Jennifer entraron sonriendo y cogidos de la mano, totalmente felices. Fue una impresión total, como si las pasadas semanas nunca hubieran sucedido", señala un testigo. "Durante la cena se hablaban en secreto y de manera muy íntima, no se quitaban las manos de encima", aseguró otro. Recordemos que aunque en las últimas semanas Brad Pitt seguía luciendo su anillo de casado, Jennifer, por el contrario, ha sido fotografiada en varias ocasiones sin lucirlo ya.

La noticia sobre el romántico encuentro entre la pareja ha sido recibida con emoción por todos aquellos que lamentaban su ruptura, especialmente por la abuela del actor, Betty Russell, quien en declaraciones a The Sun desde su casa de Shwneee (Oklahoma) aseguró recientemente que rezaba todos los días por su reconciliación: "Brad y Jennifer son personas hermosas. Siempre han sido muy felices. Cuando él me llamó para decir que se separaban, no lo podía creer. Quedé impactada. Ambos son estupendos y tienen demasiado amor como para tirarlo todo". "Estoy segura que es sólo una cosa temporal. Sólo necesitan pasar un tiempo separados para darse cuenta cuanto se necesitan. Rezo por eso".

Más sobre: