Las estrellas de Hollywood se comprometen y consolidan sus noviazgos con el nuevo año

El amor y el romanticismo se han adueñado de las estrellas de Hollywood en estas vacaciones navideñas, días de descanso y relax que han sido testigos de apasionados besos o caballerescas declaraciones que han acabado en compromiso entre las parejas del momento.

El año 2005 podría deparar, por lo tanto, el paso por el altar de algunos nombres conocidos del mundo de espectáculo como Jude Law y Sienna Miller, Cameron Díaz y Justin Timberlake, Liz Hurley y Arun Nayar, Uma Thruman y el empresario hostelero Andre Balazs, o el cantante Seal y la modelo alemana Heidi Klum.

Hace escasos días, Sienna Miller lucía orgullosa su anillo de compromiso mientras paseaba por las calles de Londres a uno de sus perros. La joven actriz, de 23 años, se mostraba especialmente radiante tras anunciar a través de un comunicado su próxima boda, aún sin fecha concreta, con Jude Law, de 32. Fue el día de Navidad cuando el protagonista de "El talento de Mr. Ripley" le pidió matrimonio a su novia con un anillo de diamantes durante las vacaciones que la pareja pasó en las islas Seychelles junto a los tres hijos del actor, Rafferty, de 8 años, Iris, de 3, y Rudy, de 2, nacidos de su matrimonio con Sadie Frost, de quien se separó en septiembre en 2003.

Aún, como decimos, no está confirmada la fecha de la boda ni el lugar elegido por la pareja para darse el ‘sí quiero’, algo que dependerá de los compromisos profesionales de ambos. Jude está rodando All the king’s men, en la que comparte cartel con Sean Penn, mientras que Sienna participará en una película titulada The factory girl.

También atraviesa un excelente momento personal el actor Hugh Grant, enamorado de la rica heredera Jemima Goldsmith, con quien mantiene intenso noviazgo desde antes del verano. Acompañados por lady Annabel, la madre de Jemima, y los dos hijos de ésta, Suleiman, de 7 años, y Qasim, de 4, nacidos de su matrimonio con Imran Khan, la pareja ha recibido el nuevo año en la lujosa isla de Necker en el Caribe, propiedad de Richard Branson, presidente de Virgin. Su relación es ya tan sólida, que Jemima convertir en su marido a uno de los solteros de oro del cine.

Más sobre: