Las estrellas de Hollywood comparten sus recuerdos navideños más emotivos

La Navidad es un época especial. Los recuerdos que deja en la niñez se mantienen imborrables con el paso de los años. Con la llegada de tan significativas fechas, algunos de los rostros más conocidos de Hollywood han querido compartir sus memorias más especiales en estos días tan señalados .

Aromas muy distintos pueden ofrecer el mismo sentimiento de felicidad. Para la actriz Renée Zellweger, es el olor a los puros, para el oscarizado Tom Hanks, el bizcocho de plátano. La protagonista de El diario de Bridget Jones comentó en una reciente conferencia: "Mi padrino fumaba cigarros, y cada vez que huelo un puro, me recuerda la Nochebuena". El actor comentó que él siempre tenía que ir en autobús para visitar a su madre en Navidad y, si tenía suerte, se sentaba junto a una señora mayor que le ofrecía un poco de postre.

Estas fiestas son también época de regalos. Angelina Jolie quiso ofrecerle algo muy especial a su hijo Maddox. "Al final decidí que le enseñaría el mundo cada Navidad, y le llevé a ver las Pirámides. Y he decidido que cada Navidad le llevaré a algún otro sitio" comentó la atractiva intérprete a los periodistas.

Pero no todo son buenos recuerdos. El actor británico Hugh Grant recordó unas Navidades no muy perfectas. "Cada familia se iba turnando para cantar su villancico y entonces les tocó a los chicos Grant, yo y mi hermano, y cantamos Buen rey Wenceslao, totalmente fuera de tono" Grant añadió: "lo hicimos tan mal que el pianista tuvo que parar. Eso, para mí, son las memorias de unas Navidades estrelladas".

Nona Gaye, hija del legendario músico Marvin Gaye, y famosa por sus actuaciones en Matrix: Revolutions y la reciente The Polar Express junto a Tom Hanks, comentó que para ella, estas fechas siempre irán ligadas al recuerdo del piropo que escuchó cuando tenía siete años. Ella y su padre se encontraban en su casa de la playa en Bélgica. "Estaba nevando y no se podía ver la arena. Sólo podías ver todo completamente blanco sobre el océano. Yo estaba de pie, afuera junto a mi padre y él me dijo: ‘¿no es la cosa más bonita que has visto nunca?’ Le dije, Sí, Papá, lo es’. Y él me contestó, ‘es casi la cosa más preciosa que jamás he visto’". Una bella anécdota para unas hermosas y entrañables fiestas.

Más sobre: