Ben Affleck está dispuesto a rehacer su vida tras la ruptura de su compromiso con Jennifer López y la atención mediática que su relación tuvo en la prensa de todo el mundo. El actor, que mide ahora con lupa sus apariciones públicas, vive un discreto romance con Jennifer Garner, su compañera de reparto en la película Daredevil y de quien se dice que podría estar embarazada. Y aunque salen juntos desde hace poco tiempo, parece que la cosa va en serio. Aunque intentó pasar desapercibido, hace unos días el protagonista de Pearl Harbor fue fotografiado mientras visitaba dos prestigiosas joyerías en Rodeo Drive; en una de ellas adquirió al parecer un presente navideño para su novia, en concreto unos carísimos pendientes de diamantes firmados por Harry Winston, uno de los favoritos de las estrellas de Hollywood.

Su intento de ir de incógnito se debe a esta nueva etapa de la que venimos hablando. En una reciente entrevista concedida con motivo de la promoción de su nueva película, Sobreviviendo a la Navidad, comedia coprotagonizada por Christina Applegate y James Gandolfini, afirma: "lo que he aprendido, a la fuerza, en estos dos últimos años ha sido que no debo volver a poner mi vida a disposición de los medios. Ha sido un error y he aprendido la lección. Estoy cansado de todo lo que ha salido sobre mí", y añade "No sirve de nada hablar con las revistas y decirles que lo que escriben no es verdad, decirle a los paparazzi que por favor no me sigan. Es completamente inútil; de hecho, creo que hasta tiene el efecto contrario. Así que mi posición al respecto ahora mismo es que me importa un auténtico pito. Este tipo de gente es como la «comida china» del mundo, un producto de usar y tirar. Seguramente en su profesión pasa lo mismo; hay cotilleos, se habla de compañeros, está el listo o la lista de turno que no hace bien su trabajo. El problema es que en su caso no sale en los periódico’.

Más sobre

Regístrate para comentar