Penélope Cruz y su padre, momentos de angustia cuando volaban desde Los Ángeles a Durango

Penélope Cruz y su padre, Eduardo, vivieron momentos de verdadera angustia el pasado cuatro de noviembre cuando volaban desde Los Ángeles a la localidad mexicana de Durango, donde la actriz está rodando la película «Bandidas». La noticia, que apareció en diversos diarios de México, nos fue confirmada por el propio Eduardo Cruz, que ya se encuentra de regreso en Madrid.

—Mi hija iba en la primera fila con Salma Hayek, protagonista también de la película; yo estaba en la fila ocho con Carmen, mi novia. Fue, sin duda, el mayor susto de mi vida. Al parecer, antes del duro percance, empezó a notarse una fuerte subida de temperatura en el aparato. Después empezó todo y nos tuvimos que poner las mascarillas de oxígeno mientras el avión empezó a caer en picado. Fueron como unos diez minutos de pánico. Afortunadamente, podemos contarlo porque el piloto consiguió hacerse con el aparato… y aterrizamos en en Hermosillo (México). El vuelo tenía una duración de dos horas y el percance se produjo cuando faltaban unos cincuenta minutos para llegar a Durango. —Yo lo pasé fatal pensando, sobre todo, en mi hija. Y Penélope lo pasó peor que yo incluso, porque pensaba en mi estado de salud, mis problemas de corazón, y temía que me diera un infarto. Muchos pasajeros se quejaban, por otra parte, de fuertes dolores de oídos.

Tras aterrizar no se les explicó a los cincuenta pasajeros que iban en el aparato la causa del percance, según nos dijo Eduardo Cruz, que añadió: —Lo único que sé es que el avión se quedó en Hermosillo y no salió ni a las dos de la madrugada como habían dicho y tampoco horas después. Mi hija y Salma llamaron a un avión privado de la productora de la película que nos llevó a las cuatro de la mañana hasta Durango.

Más sobre: