Leonardo DiCaprio el niño de Hollywood se hace mayor

Tiene el privilegio de seguir luciendo un aire de eterno adolescente, pero está a punto de cumplir los treinta (el próximo 11 de noviembre). Lleva la mitad de su vida entre focos, cámaras y platós de televisión, donde comenzó su carrera, y de cine, donde consiguió dar el salto con éxito y afianzarse en muy poco tiempo. Poco amigo de multitudes y de lo que la fama implica en algunas ocasiones, el espectacular éxito de Titanic, la película que le lanzó al estrellato junto a Kate Winslet, provocó en él un cierto retraimiento y en un intento de alejarse del centro de atención, aceptó durante un tiempo producciones más modestas.

"No tuve nada que ver con lo que fue el fenómeno de Titanic y con lo que mi rostro ha llegado a ser en el mundo - dice - nunca volveré a estar cerca de ese nivel de éxito, no lo quiero y no trataré jamás de obtenerlo nuevamente. La mayoría de las veces, ya se sabe, si tienes un problema vas a una librería y te pones al tanto en la materia. Pero no hay ningún libro que te enseñe como lidiar con el éxito, con la acogida del público, qué hacer y qué no hacer", afirmó recientemente en una entrevista.

Tras reconciliarse consigo mismo y empezar a entender lo que es la fama, Leonardo DiCaprio regresó por la puerta grande con dos producciones que le devolvieron el pasado año a la primera plana de los periódicos: una a las órdenes de Martin Scorsese (Gangs of New York) y otra con Steven Spielberg (Atrápame si puedes) que se estrenaron casi conjuntamente en las pantallas estadounidenses colocándole de nuevo en el candelero de las estrellas de Hollywood.

Proyectos profesionales
Considerado por sus admiradores como el sucesor de James Dean, en los próximos meses le veremos convertido en el multimillonario Howard Hughes reviviendo los años dorados de la meca del cine en el filme The Aviator en el que ha vuelto a trabajar con su director fetiche, Scorsese. Su nombre aparece ya en las primeras quinielas de posibles candidatos al Oscar, un premio que hasta el momento se le ha resistido (sólo ha estado nominado una vez en 1994 por ¿A quién ama Gilbert Grape?.

En su versatilidad como actor trabajará nuevamente con Robert DeNiro -ya lo hizo en la película antes mencionada- en The Good Shephard, será Alejandro Magno a las órdenes de Buz Lurhmann -aunque el proyecto se ha retrasado en varias ocasiones- y rodará otra vez más con Scorsese en The Departed.

Más sobre: