Angelina Jolie ha adoptado un niño ruso

Su trabajo como Embajadora de Buena Voluntad de la ONU la ha llevado por lugares en los que ha comprobado las condiciones en la que viven los más desfavorecidos. Fruto de esta implicación con las causas humanitarias surgió la idea de adoptar su primer hijo Maddox, en marzo de 2002, en un orfanato camboyano. Ni siquiera el hecho de estar soltera pudo bloquear el instinto maternal que se despertó en Angelina Jolie, que se enfrentó sola al reto de criar a un niño. La experiencia, como siempre ha afirmado ella, ha sido enriquecedora por lo que la protagonista de Tomb Rider ha decidido repetir.

Un niño ruso
En un viaje secreto a Moscú, la heroína de las pantallas ha visitado varios hogares para huérfanos y ha adoptado un niño ruso, aunque parece que no habría completado todos los procedimientos oficiales necesarios. El pequeño, de sólo siete meses de edad, es rubio y con ojos azules, requisito que habría solicitado la actriz a las autoridades del país. El niño que se llama Gleb tiene, según una de las enfermeras del centro, ‘mucha suerte porque Angelina parece muy amable’. El director del orfanato ha comentado además que ‘Gleb era justo lo que ella había soñado’. ‘Lo cogió en brazos y le dio un beso’, añadió.

La oscarizada actriz, cuyo cariño hacia los más pequeños se ha hecho patente en sus visitas como embajadora de la ONU, habría decidido con este gesto darle un hermanito a su hijo Maddox.

Más sobre: