Renée Zellweger, ahora morena, sorprende en el estreno de su nueva película

El estreno de la última superproducción animada de Hollywood que promete convertirse en un nuevo éxito de pantalla, El espantatiburones, de la factoría Spielberg, reunió en Los Ángeles a un numeroso grupo de rostros conocidos, entre los que se encontraban varias de las cantantes que han participado en su banda sonora como Mary J. Blige, Missy Elliott, Christina Aguilera, y las actrices Angelina Jolie -que presta su voz a Lola, una femme fatale de los océanos, reparte su tiempo estos días entre la promoción de este filme y de Sky Captain and the World of Tomorrow- y Renée Zellweger, que ponen sus voces a los peculiares habitantes de los fondos marinos junto a un elenco de lujo que incluye a Robert de Niro, Will Smith y Martin Scorsese.

Con nueva imagen -ha cambiado su rubio natural por una melena morena- y ya recuperada su figura tras haber tenido que engordar veinte kilos por exigencias del rodaje de la segunda parte de El diario de Bridget Jones. La protagonista de Chicago, que aumentó tres tallas, ha decidido vender la ropa que tuvo que usar durante esos meses y donar los beneficios a una asociación benéfica.

Me quedaré sola
En una reciente entrevista, Angelina Jolie aseguró que tras sus dos fracasos matrimoniales, jamás volverá a pasar por el altar y que se quedará con el amor de amigos y romances esporádicos. Además, su trabajo con los refugiados no le deja tiempo para otras cuestiones. "Tal vez la mujer que soy no será nunca la esposa ideal, porque me dedicaré a dar todo mi amor al mundo necesitado", dijo la actriz. "Quizás amé mucho más a las causas de ayuda humanitaria que a un hombre. He llegado a la conclusión de que criaré a mi hijo sola, y que tendré sólo amantes y amigos", agregó. "No quiero herir a más nadie. Por eso me quedaré sola".

Más sobre

Regístrate para comentar